La  saliva  da  energía

Share This
Etiquetas

CIENCIA UANL / AÑO 20, No. 86 octubre-diciembre 2017

Casi  todo  el  mundo,  en  algún  momento,  se  ha  quedado   sin   baterías   para   algún   aparato   en   particular.   Te   imaginas   cómo  sería  tener  unas  pilas   a   la   mano   que   con   sólo  lamerlas  (o  bueno,  no  precisamente  así)  se  carguen  nuevamente. Pues  unos  científicos  han  desarrollado una   batería   que   se   activa   a   través   de   la   saliva   y   que   puede  ser  utilizada  en condiciones  extremas  donde  las   baterías  normales  no  funcionan.

Durante   los   últimos   años,   Seokheun   Choi,   de   la   Universidad   de   Binghamton,   en   Nueva   York,   Estados   Unidos,   se ha   centrado   en   desarrollar   microfuentes   de   energía  para  alimentar,  en  regiones  con  recursos  limitados,  biosensores  de diagnóstico  en  puntos  de  atención   sanitaria;  por   lo   que   ha   creado   varias   baterías   basadas   en  papel  que  se  energizan a  través  de  bacterias.

La   microgeneración   de   energía   bajo   demanda   se   necesita  especialmente  para  aplicaciones  de  diagnóstico  médico  en puntos  de  atención  sanitaria  de  países  en   vías  de  desarrollo.  Normalmente,  esas  aplicaciones  precisan  tan  sólo  una energía  equivalente  a  varias  decenas   de   microvatios   durante   varios   minutos,   por   lo   que   las   baterías  comerciales  u otras  tecnologías  de  producción   de  energía  resultan  demasiado  caras  y  suponen  un  problema   medioambiental   debido   a la   contaminación   que   provocan.

Choi   y   Maedeh   Mohammadifar   han   creado   una   batería   energizada   por   bacterias   hecha   de   papel   en   buena   parte   y   de   alto   rendimiento.   Lo   han   conseguido   construyendo   celdas   de   combustible   microbianas   con  células   (biológicas) exoeléctricas   inactivas   y   secadas   por   congelación,   las   cuales   generan   energía   a   los   pocos  minutos  de  añadir  saliva. En  las  pruebas  realizadas  hasta  el  momento,  la  nueva  batería  ha  logrado  generar de manera fiable energía  a  partir  de  una gota  de  saliva,  suministrando   electricidad   que   podría   ser   usada   en   la   próxima  generación  de  plataformas  de diagnóstico  para   puntos   de   atención   sanitaria,   desechables   y   hechas   en   buena  parte  de  papel.

Estas  baterías  tienen  ventajas  competitivas  sobre  otras  soluciones  energéticas  convencionales   porque   el   fluido  biológico para  su  activación  bajo  demanda  se   halla  disponible  (claro  está)  incluso  en  los  lugares  con   menos   recursos,   y   porque la   tecnología   de   secado   por   congelación   permite   un   almacenamiento   a   largo   plazo   de  células  sin  degradación  o desnaturalización  (fuente:   Advanced  Materials  Technologies).