A  su  casa  de  volada.

Share This
Etiquetas

CIENCIA UANL / AÑO 20, No. 86 octubre-diciembre 2017

En   muchas   partes   de   mi   ciudad   es   muy   común   pedir   comida   a   domicilio   y   esperar   horas   antes   de   que   ésta   llegue,  en  el  mejor  de  los  casos,  porque  en  el  peor,  no   llega  nunca.  Pero  supongo  que  ése  es  un  problema  común  en muchas  otras  ciudades,  sobre  todo  tomando  en   cuenta   el   increíble   crecimiento   del   parque   vehicular   y   el  mal  estado de  las  vialidades.  Al  respecto,  me  enteré   de  que  un  dron  desarrollado  por  una  empresa  emergente   de   una   incubadora   de   la   Agencia   Espacial   Europea   (ESA)  llevó  comida  caliente  con  toda  rapidez  al  último   habitante  de  una  aldea  remota de  Portugal.

“Aunque   la   aldea   no   queda   lejos,   en   coche   se   tardaría  más  de  media  hora  en  llevar  la  comida  a  Joaquim   Reis  en  Podentinhos  y  volver,  debido  a  las  carreteras  en   mal  estado  y  sin  pavimentar.  El  dron  llegó  en  tan  sólo   tres  minutos,  sin  necesidad  de  piloto”,  explica  Raphael   Stanzani,   de   Connect   Robotics,   empresa   alojada   en   el   vivero  de  la  ESA.

“Un   operador   puede   manejar   seis   de   nuestros   drones   simultáneamente.   El   dron   despega   solo   y   tiene   en   cuenta   la   meteorología,   la   elevación   y   las   rutinas   de   vuelo.   Y,   una   vez   entregado   el   paquete,   regresa   automáticamente”.

Connect  Robotics  fue  fundada  en  2015  por  Eduardo   Mendes   y   Raphael   Stanzani. Eduardo  estaba  desarrollando software para  controlar  y  hacer  volar  vehículos   no  tripulados  para  su  doctorado  cuando  decidió  convertir  su  idea  en negocio.

Motivado  por  el  potencial  de  los  drones  para  transportar   productos   de   supervivencia,   ayudar   a   personas   en  situación de  emergencia  y  reducir  el  aislamiento  de   quienes   viven   en   regiones   remotas,   comenzó   a   explorar  el  mercado  de  la ‘distribución  de  último  kilómetro’,   “creemos  que,  en  el  futuro  próximo,  va  a  ser  el  método   más  utilizado  para  distribuir productos  de  pequeño  tamaño”.

Sin  duda  este  método  será  de  gran  interés  para  distribuidores   de   artículos   médicos,   servicios   postales   y   comercios minoristas  que  precisan  de  entregas  rápidas y fiables a bajo coste (fuente: ESA).