EL GOLFO DE CALIFORNIA Y SUS MARAVILLAS ESCONDIDAS

Share This
Etiquetas

 

CIENCIA UANL / AÑO 22, No.97 septiembre-octubre 2019

Julio Verne, en Viaje al centro de la Tierra, describe un mundo maravilloso en el centro de nuestro planeta, con plantas exuberantes, animales prehistóricos y muchas cosas más; aunque parece alejado de la realidad, déjame decirte que no es del todo imposible, pues algo parecido ha sido descubierto en las profundidades del Golfo de California, se trata de un extraño mundo lleno de maravillas, de nueva vida oceánica.

Este ecosistema de “otro mundo” fue explorado recientemente por científicos de los Estados Unidos y México. Su expedición se centró en un campo de ventilación hidrotermal previamente inexplorado, un área en el fondo marino donde el volcanismo ha calentado el agua, en la Cuenca de Pescadero, cerca de la Península de Baja California.

En ese lugar, los investigadores encontraron agujeros en el lecho marino “derramando fluidos a alta temperatura” y sedimentos humeantes “cargados con aceite de color naranja y el hedor a huevo podrido del sulfuro”. La expedición también capturó imágenes de extraños lagos y cascadas invertidos, formados como fluidos super calientes que salían de un respiradero y se agrupaban bajo el borde de una caverna submarina.

“El océano profundo sigue siendo una de las fronteras menos exploradas en el sistema solar”, expresó Robert Zierenberg, investigador principal y profesor emérito de la Universidad de California Davis.

El equipo nombró al nuevo campo de ventilación Jaich Maa, que significa “metal líquido” en idiomas indígenas de la Península de Baja. Una de las características destacadas de Jaich Maa fue una enorme caverna de calcita llamada Tay Ujaa, o “cueva grande”, el cual contenía un charco de agua reluciente metálica, un efecto creado por el fluido hidrotermal a alta temperatura, que fluía sobre el borde y hacia una cascada invertida.

También tomaron muestras de organismos de apariencia extraterrestre, como microbios azul difusos y Xenoturbella, un gusano marino que ha sido cariñosamente comparado con un “calcetín arrugado”. Los investigadores confían en que las nuevas especies se identificarán a través del análisis de ADN aún por venir. Las aguas de más de 500° Fahrenheit alrededor de los respiraderos hidrotermales también estaban llenas de otras especies: gusanos de tubo, anémonas y gusanos de escala azul.

La Cuenca de Pescadero fue descubierta por primera vez en 2015 por una expedición de la Institución de Investigación del Acuario de la Bahía de Monterey. Esta expedición actual fue conducida a bordo del buque Schalkt Ocean Institute Falkor (Fuente: Universitam)