El fin del mundo será en 2050 si no hacemos cambios radicales: ONU

Share This
Etiquetas

Estamos a poco más de tres décadas de distancia para que enfrentemos serios problemas derivados del descuido del medio ambiente. El reporte de la ONU, Perspectivas del Medio Ambiente Mundialhace un llamado a abordar urgentemente los desafíos ambientales.

En 1950, poco menos de 750 millones de personas vivían en áreas urbanas; hoy, esa cifra se ha disparado a más de 4 mil millones. Para 2050, alrededor de 6.3 billones de personas vivirán en ciudades, un aumento generará más contaminación. En 2012, la contaminación del aire exterior causó 3.7 millones de muertes prematuras en el mundo, esto aumentará a medida que las poblaciones urbanas aumenten. 

Para 2050, la cantidad de muertes aumentará a consecuencia de la contaminación del aire, como resultado del ozono que suelen emitir los automóviles y a los materiales de construcción. El ozono a menudo empeora las afecciones respiratorias como el asma y el enfisema. 

Casi 2 mil millones de personas vivirán con una escasez absoluta de agua. Debido a esto, el mundo también enfrentará más sequías, lo que podría hacer que los incendios forestales sean al menos el doble de destructivos para el 2050. 

Si el mundo continúa pescando a su ritmo actual, todas las poblaciones de peces podrían extinguirse para 2050, según un informe de la rama ambiental de la ONU. Además, cada década, disminuirá la cantidad de alimentos en un 2%. En los próximos 10 años perderemos 4,440,000 toneladas de alimentos, a medida que la cantidad de alimentos que estamos produciendo disminuya, la demanda aumentará.

Entre un tercio y casi la mitad de la selva tropical desaparecerá para 2050. Conforme los árboles, los animales y el hábitat desaparecen, también lo harán las fuentes de medicinas que combaten enfermedades como el cáncer. Las infecciones que ya no responden a los medicamentos estarían causando 10 millones de muertes. Actualmente, están matando a 700 mil personas al año. 

Un clima que se va calentando gradualmente ampliará la gama de plagas que transmiten enfermedades mortales; la malaria se expandirá, así como el dengue y la fiebre amarilla. Además, el cólera se propagará por falta de agua potable.

Se espera que los niveles del mar en todo el mundo aumenten aproximadamente un metro, para 2100, si las emisiones de carbono continúan sin controlarse. Las ciudades costeras del mundo serán devastadas, los huracanes serán hasta un 300% más potentes.  

Tal vez el mundo como tal acabe. Estamos a tiempo para evitar una catástrofe mayor. Pero si no actuamos ya, podemos ir diciendo adiós. 

Fuente: elmercurio.com.mx