Abren clínica con brasier para combatir cáncer de mama

Share This
Etiquetas

Hace más de tres años, cuando tenía sólo 16 años, el creador mexicano Julián Ríos Cantú desarrolló el primer prototipo de un brasier para detectar cáncer de mama, lo hizo con materiales rígidos que generaban complicaciones para las pruebas.

En el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), no le permitieron a él y a su socio fundador utilizar laboratorios para desarrollar los sensores flexibles que requería el proyecto, entonces  optaron por comprar hojas de cobre en Mercado Libre y diseñar las partes de EVA, el primer brasier no invasivo para la detección objetiva y temprana del cáncer de seno en el mundo,  cuyo primer prototipo tenía una apariencia clandestina. 

Hoy, sin embargo, el proyecto ha crecido hasta permitir la apertura de la primera Eva Clinic en Puebla, donde las mujeres podrán hacer uso de la tecnología de manera comercial.

El diseño que se emplea en la primera Eva Clinic es un sostén tipo deportivo, ajustable a todas las mujeres, que no pesa, no genera molestias y que en tan sólo cinco minutos recolecta información sobre los senos de las usuarias para identificar factores asociados al cáncer de mama.

Para finales de año se lanzará también a la venta un sostén que tendrá un costo de 299 dólares y una vida útil de cinco años, las usuarias deberán utilizarlo una vez a la semana para recibir un informe mensual sobre su estado de salud.

Fuente: e-consulta, inixar