Venciendo el miedo a conducir

Share This
Etiquetas

 

Todavía recuerdo cuando mi papá me enseñó a conducir, fueron momentos muy difíciles y desesperantes, pues el embrague, o clutch, como le decimos en México, se negaba a obedecerme… la verdad es que me ponían muy nervioso los regaños de mi maestro, sobre todo considerando que era mi padre. Pues bien, seguramente eso pasa más seguido de lo que pensamos, de hecho, muchas personas sufren amaxofobia, es decir, miedo a conducir un vehículo, lo que además de ser un problema para la vida diaria, puede poner en riesgo la seguridad vial. Frente a esta situación, investigadores, psicólogos y expertos de la Universidad de Salamanca (España) han trabajado en el proyecto ‘Desarrollo de una aplicación informática para la conducta de riesgo y amaxofóbica en la conducción’ (DAICRAC), que pretende aportar una solución efectiva.

“Es una plataforma informática cuyo objetivo principal es mejorar la conducción de aquellas personas que presentan conductas amaxofóbicas, pero también va dirigido a quienes tienen interés en ponerse al volante de manera más eficiente y relajada”, explica José Carlos Sánchez, investigador del Departamento de Psicología Social y Antropología y responsable de la Cátedra Emprendedores de la Universidad de Salamanca.

La inseguridad de los conductores puede derivar de factores emocionales, psicológicos y sociales y, frente a ellos, esta intervención consiste en desarrollar una estrategia preventiva para contribuir a una movilidad más segura y eficiente.

En concreto, DAICRAC es la combinación de tres técnicas psicológicas que están teniendo un gran éxito en diversos ámbitos. Por un lado, el coaching, un método de entrenamiento para cumplir objetivos personales y desarrollar habilidades. Por otro, la consciencia plena o mindfulness que permite centrarse en el momento presente. Y finalmente, la programación neurolingüística, estrategia que pretende lograr cambios para conseguir determinados logros.

“El cerebro ejecuta las técnicas que trabajamos y genera nuevos aprendizajes en muy poco tiempo, con lo cual conseguimos conducir de forma tranquila, eficiente y segura”, comenta el coach Cándido Pascual Maté, experto en desarrollo personal que colabora en el proyecto.

Los ejercicios que tiene que realizar cada persona para lograr estos resultados se encuentran en Internet, divididos en seis módulos. “El acceso a la formación del contenido de esta aplicación se realiza a través de dos niveles: una plataforma de formación online que contiene los vídeos de formación, los ejercicios y los test de evaluación; y una app que puede consultarse o seguirse a través del teléfono móvil para mayor facilidad del usuario”, explica Herminio Martín Romero, especialista en tecnología educativa. Sin duda, una aplicación que esperamos can ansias en mi ciudad (fuente: FGUSAL/DICYT).