Las plantas sienten dolor y lo comparten

Share This
Etiquetas

 

A pesar de que las plantas no tienen un sistema nervioso como otros seres, éstas reaccionan a la mordida de un insecto o animal. Esa reacción tiene como función activar un sistema de defensa, propagar y compartir el dolor con otras plantas.

Estas sorprendentes conclusiones son el fruto del trabajo de un grupo de botánicos, microbiólogos y bioquímicos estadounidenses que estudiaron las reacciones de la Arabidopsis thaliana, una pequeña planta crucífera nativa de Eurasia y el norte de África. Los resultados de su trabajo fueron publicados en la revista Science.

Cierta semejanza entre la reacción de las plantas y el sistema nervioso de los animales es la idea clave de la investigación, según un resumen del ensayo escrito por dos biólogas de la Universidad de Wake Forest (Carolina del Norte). “Las plantas son estacionarias y no pueden escapar de los herbívoros, de manera que deben responder con defensas químicas para disuadirlos y reparar el tejido dañado”, afirman las autoras.

Con este fin, las plantas acuden a una forma de comunicación por medio de iones de calcio, la cual les permite enviar señales a larga distancia. Eso implica la necesidad de unos canales receptores que son activados por el glutamato extracelular, un conocido neurotransmisor en mamíferos.

Uno de los participantes del estudio, el botánico Simon Gilroy, explicó la importancia de estos descubrimientos al sitio web de la Universidad de Wisconsin, Madison, donde trabaja. “Sabemos que hay un sistema de señales sistémico y que, si hieres a la planta en un punto, el resto de la planta desencadena sus respuestas defensiva; pero no sabíamos qué había detrás de este sistema”, mencionó.

 

Los videos grabados por los científicos permiten apreciar que la carga eléctrica, en forma de ondas de luz transmitida por los iones de calcio se propaga desde el foco del daño hasta el resto de la planta a una velocidad de un milímetro por segundo. Eso es mucho más lento que las reacciones nerviosas en los animales, cuyos nervios transmiten la señal de dolor a hasta 120 metros por segundo, admiten los científicos. No obstante, incluso de esta manera el organismo de la planta cumple con la misma función.

 

El equipo empleó unas proteínas fluorescentes para poder observar las señales a medida que se extendían por las plantas en respuesta al estrés. Al propagarse la onda, el nivel de las hormonas defensivas en la región dañada aumenta, establecieron los investigadores. Además admiten que el sistema de defensa puede variar entre distintas especies.

 

/ Carlos Blanco

 

Fuente: http://invdes.com.mx