Crean un robot que “llora y sangra” para entrenar a los médicos

Share This
Etiquetas

 

Hal es el simulador de paciente pediátrico más avanzado del mundo. Uno de los sofisticados robots de Gaumard, una empresa que lleva más de 60 años fabricando y vendiendo aparatos para entrenar a los facultativos.

Es básicamente un niño de cinco años. Un paciente que pone cara de dolor cuando le pinchas, que sangra, llora y orina. Si le apuntas con una luz a los ojos, sus pupilas se dilatan. Son muchas las trastadas que los profesores pueden hacerle desde su tableta: que tenga un choque anafiláctico, que respire con dificultad o incluso que sufra un paro cardíaco.

Hal es tan realista que incluso habla. En su repertorio está algo tan propio de los niños como llamar a su madre o decirle a la enfermera que no le toque, que le deje en paz, pero también es posible hablar a través de él. Cuando los instructores lo hacen, las palabras salen por su boca con la voz de un niño de cinco años.

 

//Jessica Mtz.

 

Fuente: lasexta.com