Pega  de  locura…

Share This
Etiquetas

CIENCIA UANL / AÑO 20, No. 86 octubre-‐diciembre 2017

Tal   vez   nunca   viste   aquel   comercial   que   anunciaba   un   súper  pegamento,  según  el  comercial,  bastaba  un  agota   para   que   lo   que   pegaras   no   se   despegara   nunca,   y   al final el anunciante gritaba: “pega de locura”. En cierta forma el pegamento  funciona  y  funciona  bien  con  muchas   cosas,   pero   no   para   otras,   por   ejemplo,   ¿alguna   vez  has  intentado colocar  una  tirita  sobre  la  piel  mojada?,  es    frustrante  ¿no?  Pues  para  los  médicos  es  peor   debido  a  la  presencia  de líquidos  como  sangre  y  suero que dificultan enormemente su fijación. Pero que no cunda el  pánico,  según  la  revista  Science, la  solución  a   este  problema  lo  tienen  las  babosas  (sí,  leíste  bien,  las   babosas).

Un equipo de científicos del Wyss Institute y del John   A.   Paulson   School   of   Engineering   and   Applied   Sciences   de   la Universidad   de   Harvard   (EE.UU.),   ha   desarrollado  un  súper  adhesivo  resistente  (AR)  biocompatible  a  partir  del  moco  de  la  babosa  Arion  subfuscus.

¿Has   observado   cómo   estos   animalitos   se   mantienen literalmente pegados a las superficies?, pues los científicos también, ellos se dieron cuenta que las babosas   segregan   una   sustancia   defensiva,   lo   que   las mantiene fuertemente ancladas a la superficie, y que además   evita   que   los   depredadores   puedan   levantarlo.   Así,  inspirados  por  la  composición  del  moco, han  creado   un   nuevo   adhesivo   con   una   fuerza   comparable   a   la del   cartílago   del   propio   cuerpo   humano   que funciona incluso sobre superficies mojadas. Además, al contrario de   otros   pegamentos   existentes,   no   es   tóxico   para   las   células  humanas.

De   este   modo,   la   unión   entre   polímeros   con   carga   positiva   y   tejidos   biológicos   a   través   de   tres   mecanismos   físicos   distintos,   incluyendo   enlaces   covalentes,   hacen  que  esta  nueva  herramienta  clínica  sea  extremadamente  fuerte  y pegajosa.  Y   gracias  a  la  capacidad  de   dispersar   la   energía   a   través   de   su   matriz,   puede   deformarse   mucho   antes   de   romperse,   según   el   estudio   (fuente:  SINC).