Trascendismo, ¿un nuevo salto evolutivo?

Share This
Etiquetas
robotfemale

www.viralnovelty.net

EDUARDO ESTRADA LOYO

El doctor Will Caster ideó la construcción de una máquina con la finalidad de almacenar el conocimiento producido por el ser humano, de todas las culturas y de todas las épocas. Su objetivo: que la humanidad accediera a una nueva Edad de Oro con los poderes otorgados por la ciencia y la tecnología actual.

Lo anterior ocurre en la película de ciencia ficción Transcendense (Wally Pfister, 2014). En ella vemos a Johnny Deep, quien encarna al doctor Caster, investigando en el campo de la inteligencia artificial para crear una máquina con atributos de conciencia colectiva y autosuficiente. A pesar de que sólo es una propuesta cinematográfica, coincide con la opinión de tecnólogos relacionados con la informática, la biología, y hasta de astrónomos, en el sentido de que en un momento dado la humanidad hará uso de las máquinas inteligentes para expandir su potencial, como Stephen Hawking, quien recientemente afirmó que las máquinas pueden poner a la humanidad en peligro de extinción si éstas, en un momento no muy lejano, llegan a adquirir conciencia de sí mismas y aprenden a autoreplicarse.

En este sentido, Ray Kurzweil, director de ingeniería de Google, escribe en su libro (2015) The singularity is near: when humans trascend biology, (Singularidad: cuando los humanos trascienden la biología), que en un futuro no muy lejano, 2045, el avance tecnológico será tan grande que las máquinas de inteligencia artificial superarán al ser humano, dando pie a lo que él llama una singularidad tecnológica, en la cual lo humano se fusiona con las máquinas de tal forma que trascienda sus fronteras biológicas.

Ray Kurzweil no ha sido el primero en avizorar la idea de la trascendencia humana, puesto que, en 1920, H.G. Wells (1866-1946), en su obra de tres tomos Outline of History escribe sobre ”la aparición progresiva en la especie Homo sapiens de super mentes ́sintéticas ́ en las que las mentes individuales tenderán a fusionarse…” y continúa: “en una unificación final en un solo organismo humano colectivo cuyo conocimiento y memoria será toda ciencia y toda historia sintetizado con la voluntad de vivir en un propósito colectivo de continuidad y crecimiento”.

Sin embargo, Wells vislumbraba que la trascendencia humana sería mediante “procesos oscuros de selección”, implementados por políticas eugenésicas de una futura sociedad dominada por tecnócratas.

Por su parte, el biólogo británico Julian Huxley (1887-1975), en su libro Religion without revaltion, escribió: “la especie humana puede, si lo desea, trascenderse a sí misma como humanidad, y necesitamos un nombre para esta idea: transhumanismo”. Y continúa: ”El transhumanismo será: el ser humano pero desarrollado con nuevas posibilidades para sus raíces biológicas”.

Recientemente, en una entrevista, el periodista Kevin Kelly preguntó a Larry Page, fundador de Google, por qué, en su momento, “¿alguien querría un nuevo motor de búsqueda cuando ya tenemos Alta Vista?” A lo que Page respondió: “lo que buscamos no es hacer un motor de búsqueda, sino una I.A. (inteligencia artificial)”.

machinesandmachines

Por su parte, Ray Kurzweil afirma: “Lo que pretendemos en Google es digitalizar todo el conocimiento para, posteriormente, crear una inteligencia artificial”. Debido a lo anterior Google ha emprendido, últimamente, una serie de adquisiciones de empresas relacionadas con la robótica, como Boston

Dynamics, el mayor fabricante de robots, entre los que se encuentra Cheetah, el robot más rápido del mundo, capaz de desplazarse a 45 kilómetros por hora, siendo ésta la octava empresa de robótica adquirida por este buscador. Lo que confirma la idea de que en Google existe una tendencia en el sentido de integrar las tecnologías relacionadas con la inteligencia artificial y la robótica.

Por otro lado, si el desarrollo tecnológico continúa en la ruta de las llamadas tecnologías GRIN –genética, robótica, informática y neuro-, nos estará posicionando en el punto de inflexión predicho por Kurzweil, sobre la singularidad tecnológica que viene, para dar paso a un nuevo ser humano. “Imagínense una máquina dotada con toda la gama de las emociones humanas, pero con un poder analítico mayor que la inteligencia colectiva de todas las personas en la historia de la humanidad. Yo lo llamo trascendencia”, afirma el personaje de Deep, Will Caster.

Sin embargo, la idea de dotar a un ser humano con interfaces robóticas, o con productos de la bioingeniería, pone a debate las consecuencias éticas y morales que supondría la creación de un híbrido hombre-máquina relacionadas, entre otras cosas, con la inmortalidad, la espiritualidad y la conciencia. Por un lado, están los que avizoran, como el Dr. Caster, un futuro promisorio como el de la Asociación Transhumanista latinoamericana, que en su página web propone que el transhumanismo “abre la posibilidad de mejorar la condición humana, basándose en el uso de la razón aplicada bajo un marco ético sustentado en los derechos humanos y en los ideales de la ilustración y del humanismo”. Y por otro lado, hay quienes opinan que estos principios están llenos de buenas intenciones, pero, que en el estado actual en que nos encontramos como sociedad, son difíciles de llevar a la práctica puesto que los valores que actualmente nos sustentan no tienen nada que ver con el humanismo ni con la ilustración, sino los relacionados con la productividad y el consumo, regulado por el sistema financiero que actualmente gobierna los destinos de la humanidad. Es de esperarse que estas tecnologías se apliquen con criterios relacionados con el mercado. O los que coinciden con Stephen Hawking en el sentido de que las máquinas superarán al ser humano hasta lograr su extinción.

catmachine

Sin embargo, lo cierto del transhumanismo es que éste pretende romper con la idea de que la condición humana siempre será la misma. Si hacemos un recorrido a través de la historia de la humanidad, lo primero que encontraremos es que el ser humano siempre ha sido el mismo, a pesar de las variaciones impuestas por las diversas culturas, escenarios y sistemas sociales en los que hemos vivido. El Homo sapiens (195,000 años) sigue siendo Homo sapiens, su fenotipo nunca ha cambiado, aunque algunos se empeñen en decir que en la actualidad la subespecie dominante en el ser humano es la del Homo sapiens sapiens. Sin embargo, hoy por hoy, por primera vez nos encontramos con la posibilidad de lograr un verdadero salto, dado que los recursos que la ciencia nos está ofreciendo ya se encuentran a disposición; se abre, de esta forma, el debate sobre las consecuencias de este muy probable salto evolutivo que se avecina y que marcará de forma contundente el destino de la humanidad.

Fuentes

http://people.lis.illinois.edu/~wrayward/ Wellss_Idea_of_World_Brain.htm

http://www.bibliotecapleyades.net/sociopolitica/ sociopol_DARPA16.htm

http://hplusmagazine.com/2015/02/15/biology-technolo- gy-darpa-back-game-big-vision-h/

http://www.infowars.com/darpa-developing-matrix-likebrain-implant-powered-from-the-spine/

http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2013/12/16/actualidad/1387180149_080434.html

http://www.transhumanismo.org/articulos/ transhumanismo.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Homo_sapiens_sapiens