La labor polinizadora de los murciélagos

Share This
Etiquetas

De aspecto poco aceptado por la mayoría de las personas, los murciélagos se distinguen por ser  el  grupo de mamíferos más pequeños y poseer alas, pero, sobre todo, por aportar enormes servicios ambientales como la dispersión de semillas, la polinización y el control de plagas, lo  que beneficia a bosques, selvas y a los sectores de agricultura y alimentación.

La mala imagen que se le ha dado a los murciélagos  últimamente  sólo refuerza los mitos que generan rechazo ante esta especie. En contraste, estos pequeños mamíferos sostienen gran parte de la cosecha de granos en la agricultura del  territorio mexicano.

De las cerca de mil trecientas especies de murciélagos que habitan el planeta, en México viven alrededor de ciento cuarenta, lo que representa cerca de 15% a nivel mundial, quince de esas especies se encuentran únicamente en nuestro país.

Los murciélagos insectívoros son particularmente importantes para la agricultura y la alimentación, ya que impiden la propagación de plagas y el uso de insecticidas, pues en una sola noche una bandada de murciélagos puede consumir hasta cincuenta toneladas de insectos. Otras especies se alimentan de frutos, polen y néctar, por lo que se convierten en poderosos dispersores de semillas y polinizadores de más de 130 plantas utilizadas para la producción de alimentos.

Dada la importancia de este pequeño mamífero, en 2016, Rodrigo Medellín, investigador del Instituto de Ecología de la UNAM, sostuvo un diálogo con productores de agave en Jalisco, propuso el programa Bat Friendly como un puente de preservación entre la especie,  las plantaciones de agave y la producción de tequila. Por fortuna, el proyecto fue implementado y mostró mejoría en la genética de la planta y la preservación de los murciélagos.

El proyecto sumó adeptos y se visibilizó la importancia de la especie en la polinización y la producción de alimentos en la industria agrícola, pronto se extendió a estados como Nuevo León, en donde la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) creó el primer santuario de murciélagos en México, al proteger la Cueva de La Boca, ubicada en el municipio de Santiago, Nuevo León.

Actualmente, la labor de Rodrigo Medellín se centra en el estudio de los murciélagos que habitan en Quintana Roo; el investigador ha realizado un monitoreo continuo a estos organismos desde octubre de 2017 como un anteproyecto para conseguir, a finales de 2020, áreas de reserva natural que protejan a la especie en un intento de mantener la biodiversidad mediante la polinización de los pequeños mamíferos alados.

 

Fuente: gaceta.unam.mx, jornada.com.mx, ciencia.unam.mx