La astronauta Christina Koach bate récord como la primera mujer en permanecer 328 días en el espacio

Share This
Etiquetas

Esta madrugada aterrizó, en las estepas de Kazajistán, en Asia Central, la cápsula Soyuz que trajo de regreso a Christina Koch, una mujer astronauta de la NASA, y a dos de sus colegas, el italiano Luca Parmitano, de la Agencia Espacial Europea, y el cosmonauta ruso Alexandre Svortsov.

Nacida en Grand Rapids, en Michigan, y criada en Carolina del Norte, Koch se graduó en física e ingeniería eléctrica.

La ingeniera Koch pasó 328 días en la Estación Espacial Internacional (EEI), superando así el récor anterior de la astronauta, ya retirada de la NASA, Peggy Whitson, con un total de 288 días. Sin embargo el récord absoluto de 437 días está en poder del cosmoastronauta ruso Valeri Poliakov.

La astronauta rompió dos récords durante su misión en la EEI, al ser parte de la primera caminata espacial integrada sólo por mujeres y su ya comentada estadía de 328 días. Por su parte, en la caminata, realizada el 18 de octubre del año pasado, junto a su compatriota, Jessica Meir, ambas pasaron siete horas fuera de la EEI, reemplazando una unidad de control de energía que llevaba días mostrando fallas.

“Al principio, cuando nos dieron la aprobación para salir de la esclusa y acabamos haciéndolo, estábamos agarradas a una barandilla y nos miramos a los ojos, sabíamos lo especial que era ese momento y nunca lo olvidaré”, explicó Koch en una entrevista para la NBC News.

Ambas astronautas volvieron a realizar otras dos caminatas espaciales juntas los días 15 y 20 de enero de este año para realizar reparaciones menores en la Estación Espacial Internacional.

Koch dijo con anterioridad que su experiencia ayudaría a la agencia espacial estadounidense a comprender mejor los efectos a largo plazo de este tipo de vuelos, ya que la NASA planea enviar astronautas a la Luna para 2024. Koch, junto a otros miembros del cuerpo de astronautas, es una candidata potencial para esa primera misión de retorno a nuestro satélite natural.

«Para mí, se trata del honor que siento de seguir los pasos de mis héroes», dijo Christina Koch a los periodistas el martes durante un enlace en vivo desde la EEI cuando se le preguntó sobre su experiencia durante la misión. “Cuando era chica e imaginaba qué podía hacer con mi vida y cuáles podían ser mis sueños, para mí era importante ver a gente en quien me podía ver reflejada. Ser quizá esa fuente de inspiración para otra persona es un gran honor».

 

Fuentes: ngenespanol.com, razon.com.mx