Identifican los genes responsables de la regeneración del ajolote

Share This
Etiquetas

El pequeño anfibio con rostro sonriente, una corona de agallas, una aleta puntiaguda y una textura lisa, ha intrigado el campo médico debido a su sorprendente capacidad de regeneración.

Al igual que las salamandras o las lagartijas, los ajolotes poseen la capacidad de regenerar sus extremidades. Sin embargo, a diferencia de otros animales con capacidades similares, los ajolotes pueden hacer crecer tejidos como pulmones, ojos, médula espinal, cerebro y corazón.

Descifrar la ecuación, detrás de la asombrosa regeneración en ajolotes, puede ser vital para desarrollar herramientas en los tratamientos médicos ante lesiones o enfermedades humanas.

A partir de un estudio, Melissa Keinath, becaria en el posdoctoral en el Instituto para las Ciencias en Baltimor, en conjunto con otros investigadores de la Universidad de Yale, realizaron un mapa de más de 100,000 partes del ADN y agruparon la información según los cromosomas. El enfoque, llamado “Mapeo genético por vinculación”, aprovecha las secuencias de ADN similares para una posterior comparación.

Para facilitar la identificación del ADN, los investigadores contrastaron a los ajolotes con las salamandras tigre. De esta manera fue posible identificar las secuencias pertenecientes solamente al ajolote.

La investigación, recién publicada en la revista eLife, reveló que son 25 genes sospechosos de contener la información relacionada con la regeneración de tejidos. Los científicos e investigadores se centraron en el blastema, una masa de células indiferenciadas de la que se puede generar un órgano o tejido determinado. Encontraron, también, que las proteínas catalasa y fetuina b son codificadas por los genes para que la cola y las extremidades vuelvan a desarrollarse.

Sumado a lo anterior, los investigadores descubrieron un elemento que contribuye en la regeneración: la especie reactiva de oxígeno (EOR), como elemento primordial en el proceso regenerativo, se trata de moléculas pequeñas que se forman de manera natural como consecuencia del metabolismo normal del oxígeno.

De momento, esta investigación aporta información valiosa para entender la regeneración de los ajolotes, los investigadores confían en que los resultados sean  de utilidad en el campo médico y puedan utilizarse en tratamientos quirúrgicos.

 

Fuente: hipertextual.com