Evidentes las familiaridades geográficas entre Titán y nuestro planeta

Share This
Etiquetas

Luego de años de observación el equipo  de investigadores, dirigido por la científica Rosaly Lopes, da a conocer el primer mapa global de Titán, el sexto satélite perteneciente a Saturno. Lo anterior fue posible utilizando los datos recogidos por la sonda Cassinni, la cual se mantuvo orbitando de 2004 a 2017.

El primer mapa geomorfológico del satélite reafirmó lo que ya se conocía de la enigmática luna; la presencia de una atmosfera y lagos de hidrocarburos líquidos. No obstante, nueva información fue recopilada  por la sonda, misma que obtuvo los datos mediante el radar SAR y el espectrómetro de infrarrojo VIMS, ambas herramientas instaladas en su sistema de cámara ISS.

Lo anterior permitió que los científicos construyeran un mapa que hace posible comprender las dimensiones de la evolución geológica del cuerpo celeste. La existencia de cráteres, lagos, montañas, ríos, lagos y dunas evocan, casi de inmediato, las características de nuestro planeta, sin embargo, la información recogida hace evidentes las diferencias de condiciones en temperatura y campos gravitacionales entre la Tierra y Titán.  Sin embargo, los investigadores recalcaron que las características entre ambos  obedecen a los mismos procesos geológicos.

Este primer mapa muestra la complejidad del paisaje en la luna de Saturno y la marcada influencia que tiene la latitud en las diversas formaciones rocosas. De éste modo, la zona ecuatorial es rica en dunas, mientras que las latitudes intermedias favorecen la existencia de extensas llanuras y los cuerpos hídricos se encuentran cerca de los polos.

Al respecto la científica Rosaly explica: “Titán tiene una atmósfera como la Tierra. Tiene viento, tiene lluvia, tiene montañas. Es un mundo realmente muy interesante y uno de los mejores lugares del Sistema Solar para buscar vida.”

Dados los resultados de éste proyecto el programa New Frontiers  planea enviar un dron para continuar la observación de Titán. Dicho proyecto está contemplado para iniciar en el 2026, sin embargo la llegada al satélite se daría hasta 2034.

 

Fuentes:
www.esa.int
www.investigacionyciencia.es