PRIMAVERA ADELANTADA

Share This
Etiquetas

CIENCIA UANL / AÑO 22, No.97 septiembre-octubre 2019

Cuando estudiamos Conocimiento del medio en la escuela, se nos enseña que la primavera inicia el 21 de marzo, pero según hemos visto en los reportes climatológicos por la televisión, esto no es del todo exacto. Al respecto, un estudio elaborado por un grupo internacional de expertos ha calculado por primera vez de forma global la velocidad del cambio climático. Los datos muestran, entre otras cosas que, tanto en tierra como en el mar, la primavera se adelanta dos días cada diez años, y que las especies, además de desplazarse “continuamente”, utilizan otras técnicas para adaptarse.

Una investigación en la que han participado científicos de todo el mundo ha medido el ritmo al que se está produciendo el cambio climático global y cómo estas variaciones afectan al rango de distribución de las especies y a la llegada de las estaciones. El trabajo, publicado en Science, analiza los regímenes térmicos y muestra que se desplazan hacia latitudes más altas 27 kilómetros cada diez años. “Este hecho se refleja en la variación en la distribución de las especies”, explica Carlos Duarte, investigador del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (IME- DEA, CSIC-UIB). También añade que la señal térmica que marca el comienzo de la estación primaveral se adelanta unos dos días cada diez años, tanto en los continentes como en los océanos.

En ecosistemas terrestres, el calentamiento se ha producido tres veces más rápido que en los océanos, lo que ha obligado a sus poblaciones a cambiar su distribución continuamente para mantenerse en el mismo régimen térmico. Además de desplazarse, las especies han modificado el momento de la reproducción o la puesta de huevos.

Sobre los océanos, los científicos han trazado los mapas de todas estas transformaciones y han observado que las áreas donde las especies están más afectadas son también las más ricas en biodiversidad. El mayor impacto se produce en torno al ecuador, donde existen puntos calientes de biodiversidad marina. La rapidez del cambio climático en estas zonas supera los 200 kilómetros por decenio.

“Cuando la velocidad del cambio climático supera la velocidad de dispersión de los organismos, o cuando existen barreras que la impiden, las especies sólo pueden adaptarse o extinguirse”, agrega Duarte.

El estudio, que ha medido los cambios térmicos a partir del análisis de las temperaturas superficiales globales de los últimos 50 años, forma parte de un programa internacional para evaluar los impactos del cambio climático sobre los ecosistemas marinos (fuente: Burrows, M.T., Schoeman, D.S., Buckley, L.B., et al. (2018). The Pace of Shifting Climate in Marine and Terrestrial Ecosystems. Science).