DESCUBREN GIGANTESCO ANTEPASADO DE LOS MAMÍFEROS

Share This
Etiquetas

Casi siempre que se descubren fósiles nuestra mente nos dice: “dinosaurios”, tal vez los más famosos animales prehistóricos, o los más divertidos para algunos niños. Sin embargo, durante el periodo Triásico, hace entre 252 y 201 millones de años, animales parecidos a los mamíferos, llamados terápsidos, coexistieron con antepasados de dinosaurios, cocodrilos, pterosaurios, tortugas, ranas y lagartijas. Un grupo de estos terápsidos son los dicinodontes. Investigadores de la Universidad de Uppsala (Suecia), junto con científicos de Polonia, han descubierto fósiles de un nuevo género y especie de dicinodonte gigantesco: Lisowicia bojani, que se describe en la revista Science.

Los dicinodontes se encontraban entre los sinápsidos (vertebrados terrestres cuadrúpedos tempranos que dieron origen a los mamíferos modernos) más abundantes y diversos desde el Pérmico Medio, hace entre 299 y 251 millones de años, hasta el Triásico Superior Temprano –hace sobre 237 millones de años.

Todas las especies de dicinodontes eran herbívoros y variaban mucho de tamaño según la especie. Sobrevivieron a la extinción masiva del periodo Pérmico y se convirtieron en los herbívoros terrestres dominantes en el Triásico Medio y Tardío. Se creía que se habrían extinguido antes de que los dinosaurios se convirtieran en la forma dominante de tetrápodos en la Tierra.

“El descubrimiento de Lisowicia cambia nuestra idea sobre la historia más reciente de los dicinodontes, parientes triásicos de los mamíferos. También plantea muchas más preguntas sobre qué es lo que realmente los hacía a ellos y a los dinosaurios ser tan grandes”, dice Tomasz Sulej, de la Academia Polaca de Ciencias.

Los fósiles de Lisowicia constituyen los primeros hallazgos importantes de dicinodontes en tierras europeas. Este animal gigante era mucho más grande que otros cuadrúpedos de la época no clasificados como dinosaurios. Se estima que tendría un peso de unas nueve toneladas. También tenía las extremidades delanteras de forma erguida, lo que sugiere una postura vertical, como la de los grandes mamíferos modernos, como el rinoceronte y el hipopótamo.

Este hallazgo sugiere que la historia evolutiva del dicinodonte en el Triásico Tardío está mal documentada y sus restos en Europa ponen en tela de juicio las teorías de que los dicinodontes gigantes tenían una gran restricción geográfica. Los autores postulan que las presiones de selección sobre los animales, tal vez para protegerse de los grandes depredadores o para conservar más energía, fueron los motores de la evolución de la postura erguida y el tamaño gigantesco de este animal (fuente: SINC).