Las hormigas del desierto y su sexto sentido

Share This
Etiquetas

¿Recuerdas los túneles de las hormigas en la película Antz? Cómo Z, uno de los personajes principales, nació siendo obrero, pero su sueño era salir al mundo. ¿O recuerdas a Flik, en Bichos y su búsqueda de “protectores” para su colonia? Cierto, la película pinta los hormigueros y las hormigas de manera divertida, pero ambas películas tienen cierta dosis de realidad, y es de lo que te quiero hablar. En particular, de las hormigas del desierto (género Cataglyphis), que pasan las primeras semanas de su vida exclusivamente en la oscuridad de su refugio subterráneo. Durante alrededor de cuatro semanas, cuidan de la reina y de las crías, excavan túneles, construyen cámaras o limpian. Llega un momento en que abandonan esa reclusión para pasar a trabajar en el exterior, como recolectoras, labor que desempeñan hasta su muerte.

Antes de que una hormiga salga a forrajear, sin embargo, debe calibrar su sistema de navegación, por así decirlo. Para ello, durante varios días, lleva a cabo paseos de aprendizaje para explorar los alrededores de la entrada del hormiguero. Grabaciones con video de alta velocidad muestran que las hormigas se detienen repetidamente al ejecutar ciertos movimientos peculiares. Lo especial de la más larga de estas fases en las que se detienen es que en ese momento las hormigas siempre miran atrás, de manera precisa, hacia la lejana entrada del hormiguero, pese a ser incapaces de ver el diminuto agujero en el suelo. ¿Cómo lo consiguen?

El equipo de Pauline Fleischmann y Robin Grob, de la Universidad de Wurzburgo, en Alemania, ha realizado el sorprendente descubrimiento de que la hormiga del desierto utiliza el campo magnético terrestre como fuente de señales de referencia para orientarse durante estos viajes de calibración. Esta habilidad no se conocía hasta ahora para ese género de hormigas.

El equipo de Fleischmann y Grob viajó hasta el sur de Grecia, de donde las hormigas Cataglyphis son nativas. Llevaron con ellos un par de bobinas de 1.5 metros de alto. El paso de una corriente específica a través de las bobinas crea un campo magnético entre ellas casi homogéneo y conocido de manera precisa. Esto permitió a los investigadores estudiar el comportamiento de las hormigas del desierto durante sus paseos de aprendizaje en su hábitat natural bajo condiciones controladas.

El resultado fue claro: cuando los científicos cambiaban la orientación del campo magnético, las hormigas ya no miraban hacia la verdadera entrada del hormiguero, sino hacia una nueva ubicación predecible, la entrada ficticia del hormiguero (fuente: Amazing).