Turismo y sutentabilidad

Share This
Etiquetas

Pedro César Cantú-Martínez*

CIENCIA UANL / AÑO 21, No. 87 enero-febrero 2018

La actividad turística de carácter sustentable es aquélla que hace uso adecuado de los parajes naturales respetando las condiciones prístinas y la relación de orden sociocultural que emana de las comunidades que son huéspedes, con lo cual se pretende implantar un desarrollo económico factible a un muy largo término. Los preceptos y acciones de sustentabilidad deben considerarse como imprescindibles para todas las formas de turismo existentes, esto es desde el turismo reconocido como de playa y sol hasta el turismo aludido como de naturaleza o al aire libre.

El incorporar y concretar acciones pertinentes bajo los principios de sustentabilidad se constituye en una diligencia de carácter vital para todos los países cuya economía nacional se basa en gran medida en el desarrollo turístico, donde se hace uso de sus recursos naturales y culturales. Por este medio se comprende de manera amplia el valor del capital natural y sociocultural que se puede  poseer  (Parques Nacionales Naturales de Colombia, 2009).  Para  emprender  un  turismo  sustentable  es  conveniente incorporar en esta visión tres considerandos que pueden observarse como los pilares de esta actividad y que corresponden a la parte económica, la sociocultural y la ambiental.

Sin lugar a dudas, velar por incentivar y procurar un turismo sustentable, mediante el compromiso y participación de todos los actores  que  subsisten o dependen  de  esta  actividad  económica,  conlleva  una  acción  estructurada  y  muy  consciente de la diversidad cultural y natural que se tiene; asimismo, permite percibir el valor de una gestión adecuada y de los beneficios de salvaguardar la integridad tanto ambiental como socioeconómica. Esta relevancia es producto “principalmente a que representa una alternativa decisiva, un recurso importante ante las crisis económicas experimentadas en otros sectores productivos como la agricultura y la industria” (Tarlombani, 2005, p. 223).

Lo anterior ha promovido una expansión y transformación del turismo durante las pasadas décadas en distintos lugares del orbe, donde se han observado con sumo interés únicamente los beneficios positivos de carácter económico,  soslayando otros aspectos no tan beneficiosos, por esta razón surge de manera necesaria el discurso del desarrollo de un turismo sustentable, que prevenga los riesgos y negatividades que se suscitan alrededor de esta actividad (Arriola, 2003). Por lo tanto, el turismo “a nivel mundial ha tenido que modificar patrones de conducta tanto de los prestadores de servicios como de los consumidores, a partir de que se reconoció que los recursos que actúan como insumos en la actividad no eran ilimitados” (Torres, 2006, p. 241).

En el presente manuscrito abordamos qué es el turismo, cuáles son los antecedentes del turismo sustentable y cuáles son los alcances de esta nueva forma de percepción del turismo sustentable, para finalmente hacer mención de algunas consideraciones relacionadas con el tema tratado.

¿QUÉ ES EL TURISMO?

De acuerdo a Molina y Rodríguez (2005, p. 10) “los primeros esfuerzos por definir al turismo datan de la década de los treinta. El elemento gravitante se circunscribía al desplazamiento, al viaje efectuado por los turistas”. No obstante, subsisten distintas enunciaciones que pretenden elucidar esta actividad. Entre éstas encontramos la siguiente, de acuerdo al Centro de Educación y Capacitación para el Desarrollo Sustentable en México (2003, p.8): “El turismo puede definirse como la ciencia, el arte y la actividad de atraer y transportar visitantes, alojarlos y satisfacer con confort sus necesidades y deseos”. Esta actividad comprende prácticas con fines culturales, de placer, disfrutar el tiempo libre, negocios o distintas actividades que las personas que viajan llevan a cabo durante su permanencia en algunos lugares durante cierto tiempo, es así que involucra diversos motivos.

Por lo tanto la industria del turismo se ha constituido en una de las más sobresalientes en el mundo y se ha concebido como un factor de desarrollo debido a sus efectos positivos en la economía de muchas naciones. Por ejemplo, en México el sector turístico se  constituye  en  el  tercer  motivo de  ingresos extranjeros,  sólo tras el petróleo y  las remesas que provienen de los migrantes mexicanos hacia nuestra nación (Gómez, Barrón y Moreno, 2015). De tal manera que el

…turismo se considera frecuentemente como un medio importante de generación de crecimiento endógeno acelerado nacional o regional, debido a que provee a una economía en crecimiento de divisas extranjeras para financiar al mismo sector y al resto de las actividades económicas, ya sea de forma directa o indirecta (Gómez, Barrón y Moreno, 2015, p. 13).

Sin embargo, con el crecimiento de la actividad turística también se ha reconocido que el turismo no sólo tiene una repercusión económica, también ambiental y sociocultural en las poblaciones receptoras. Por lo cual hoy en día se busca hacer un turismo conocido como sustentable, el cual presenta propósitos de disminuir los prejuicios sobre el ambiente y las costumbres de las personas.  De  esta  manera  Barrera  y  Bahamondes  (2012, p. 51)  subrayan que  el  turismo  sustentable  “está asociado  a  la responsabilidad como valor máximo en todos los aspectos, en especial en el cuidado del me- dio ambiente, tratando de imponer una nueva ética al turismo”.

En este orden de ideas, la idoneidad de los destinos turísticos hoy en día establecidos en los principios de la sustentabilidad, debe estar demarcada completamente en considerar las consecuencias actuales y futuras, tanto en el ámbito económico y social como en el medioambiental, con la finalidad de garantizar el des- empeño de las actividades y funciones turísticas, salvaguardando el entorno natural y cultural de las comunidades receptoras, para de esta manera hacer un uso eficiente de los recursos turísticos. Por lo cual Salinas y La O (2006, p. 202) aseveran que “el sector turístico es particularmente sensible en sus relaciones con el medio ambiente, ya que por un lado consume recursos naturales y por el otro necesita un entorno natural atractivo para su desarrollo”.

ANTECEDENTES DE UN TURISMO SUSTENTABLE

Como ya se ha advertido, el turismo de manera sucinta se ha desarrollado en muchos sitios del mundo en el usufructo de los atractivos naturales y de los valores intangibles que se desarrollan entre éstos y las comunidades que coexisten en esos lugares. En los que la implementación del desarrollo sustentable insta a mejorar las condiciones de vida de las personas, así como suscitar y apuntalar a la humanidad sobre fundamentos estructurales cualitativamente diferentes (Molina, 1991; Cantú-Martínez, 2015; 2016). De acuerdo a Tarlombani (2005, p. 227)

…múltiples factores contribuyeron a que el concepto de sustentabilidad fuera incorporado a la actividad turística ya que la idea surge y se desarrolla en medio de un gran debate a fines de la década de 1980, momento en que la cuestión ambiental cobró gran importancia.

En este aspecto, la Organización Mundial del Turis- mo (1995, p. 2) ha señalado que

…el turismo tendría que contribuir al desarrollo sostenible, integrándose en el entorno natural, cultural y humano, debiendo respetar los frágiles equilibrios que caracterizan a muchos destinos turísticos […], la actividad turística deberá prever una evolución aceptable respecto a su incidencia sobre los recursos naturales, la biodiversidad y la capacidad de asimilación de los impactos y residuos producidos.

Los fines de esta vinculación entre el turismo y la sustentabilidad sobrellevan principalmente el resguardar las peculiaridades históricas y culturales que conllevan los estilos de vida habituales de la gente local, así como la conservación de portentosos hábitats cuyo valor intrínseco se sostiene en sus componentes florísticos y faunísticos que poseen. Es así que la Organización Mundial de Turismo precisa que el turismo sustentable es

…un modelo de desarrollo económico concebido para mejorar la calidad de vida de la comunidad receptora, para facilitar al visitante una experiencia de alta calidad y mantener la calidad del medio ambiente, del que tanto la comunidad anfitriona como los visitantes dependen (Ávila, 2002, p. 21).

Este vínculo entre turismo y sustentabilidad ha ofertado una gran variedad de oportunidades de experimentar distintas manifestaciones de orden natural y cultural, cuyas demostraciones pueden poner en contacto con “una especie de flora o fauna rara o endémica o una combinación de especies, formaciones geomorfológicas inusuales o espectaculares, o manifestaciones culturales históricas o contemporáneas únicas en un contexto natural” (Drumm y Moore, 2005, p. 4). Esta expresión se puede observar cercanamente en el ecoturismo, que Martha Honey –citada por Drumm y Moore (2005, p. 15)– pormenoriza como

…el viaje a zonas frágiles y prístinas […] cuyo objetivo es […] educar al viajante; suministra fondos para la conservación del medio ambiente, beneficia directamente el desarrollo económico y la soberanía de las comunidades locales y fomenta el respeto a diferentes culturas y los derechos humanos.

De tal manera que el ecoturismo se erige como un acierto para promover el desarrollo sustentable. Como tal, el ecoturismo es una actividad que puede considerarse flexible, ya que podemos encontrar distintos enunciados y expresiones que lo constituyen, por ejemplo, Drumm y Moore (2005, p. 18-19), mencionan que estas configuraciones pueden ser:

…turismo de naturaleza, es simplemente el turismo basado en la visita de recursos naturales y está estrechamente relacionado al ecoturismo, pero no involucra necesariamente la conservación o la sustentabilidad […]; turismo de naturaleza sustentable, está muy cerca del ecoturismo, pero no cubre todos los criterios del verdadero ecoturismo […]; turismo científico o de investigación es el turismo con objetivos específicos de investigación. Estos tipos de proyectos son comunes en áreas naturales y a menudo contribuyen a conservarlos […]; turismo cultural, etnográfico o de patrimonio cultural se concentra en las tradiciones locales y en la gente […], el turismo verde/sustentable se refiere a las operaciones de viaje que utilizan los recursos prudentemente.

Como se observa, impulsar una industria del turismo con características vinculadas a la sustentabilidad puede no ser fácil y es bastante complejo, particularmente si dilucidamos que el ecoturismo y el turismo sustentable pueden tener fines distintivos, pero complementarios, donde se cumplen propósitos muy importantes y en ocasiones comunes. Por ejemplo, el ecoturismo se encamina a adoptar preceptos de preservación de áreas naturales distintivas y de interés ecosistémico mediante el turismo. Mientras el concepto de turismo sustentable se yergue con la finalidad de reorientar las actividades turísticas explorando aquéllas más coherentes con las capacidades de los sistemas naturales y culturales, con la finalidad de promover menores impactos (Drumm y Moore, 2005).

ALCANCES DEL TURISMO SUSTENTABLE

Estrada (2013, p. 265) señala que el “turismo puede ser punta de lanza en cuanto a la recuperación económica, el progreso social y la responsabilidad ambiental” en muchos lugares del mundo; generando con ello nuevas fuentes de ingresos, así como oportunidades de empleo, con lo cual la distribución de bienes de consumo y servicios se amplían y favorecen a una mayor cantidad de personas, además de fortalecer el desarrollo local al conceder a los habitantes de estos sitios el valor de contar con un entorno natural y sociocultural privilegiados.

Es así que el progreso actual del turismo se ha ordenado en un nuevo posicionamiento y con un análisis que concuerda con los preceptos vigentes de la Agenda 2030 que en sus 17 objetivos impulsan los cánones de la sustentabilidad (World Tourism Organization, 2017a), donde se ventilan nuevos mecanismos que permitirán la orientación y el rediseño conforme a los acuerdos de carácter internacional y los compromisos nacionales que en este sector económico se establezcan. Respetar estos considerandos universales de sustentabilidad encaminará a la sociedad en general hacia una mayor apertura de opciones de la oferta turística, pero ahora con carácter sustentable, en una nación o región de manera particular.

En palabras de Taleb Rifai, secretario general de la Organización Mundial del Turismo (World Tourism Organization, 2017a, p. 5) esta actividad es parte de la Agenda 2030 cuando el

…El turismo se incluye en tres de los 17 Objetivos mundiales: el octavo Objetivo habla sobre el crecimiento económico equitativo y el empleo digno. El Objetivo 12 sobre la producción y consumo sostenibles y responsables; y el Objetivo 14 sobre una vida debajo del agua. Sin embargo, el carácter transversal de la naturaleza hace que sea una herramienta efectiva para contribuir los 17 Objetivos. El turismo fomenta la equidad de género (Objetivo 5); al ayudar a la construcción de comunidades y ciudades (Objetivo 11); y terminar con la pobreza (Objetivo 1). De este modo se puede incrementar esta contribución a una meta general de las Naciones Unidas y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) mejorando el progreso social, la paz y los derechos humanos.

Es importante hacer hincapié en que los preceptos de sustentabilidad no son antagónicos al turismo de orden convencional que se venía realizando, sino más bien estos principios de sustentabilidad son complementarios. Sin embargo, sabemos que la sustentabilidad cuenta con muchas “acepciones como disciplinas que concurren a su estudio. La aplicación al turismo tendrá tantas definiciones de la sustentabilidad turística como puedan existir enfoques disciplinarios” (Hiernaux, 2003, p. 60). De esta forma, la gestión de un turismo sustentable y “competitivo requiere de una […] planificación a largo plazo y holística por la naturaleza diversa del turismo y la relación entre la actividad turística” (Velarde, Santillán y Obombo, 2015, p. 85).

Se debe recordar que desarrollar turísticamente un sitio o región, simplemente por hacerlo, con fundamento en el desarrollismo a ultranza, nos conduce preferencialmente a una condición alejada del desarrollo sustentable, donde es perceptible la marginación social, la inequidad y la carencia de oportunidades laborales, además de la representación de una incongruencia social en sus normas de convivencia. Por lo tanto,

es necesario enlazar armónicamente al turismo con el desarrollo [sustentable], incluyendo a la multiculturalidad – la diversidad natural y humana– en los espacios del hábitat y en la praxis de lo cotidiano y real, ahí donde se forman los mosaicos naturales y culturales que constituyen las bases para el uso turístico (Espinoza, Chávez y Andrade, 2011, p. 34).

Tengamos en cuenta que el turismo sustentable hoy en día se ha constituido en un dispositivo para la conservación del entorno, así como para el desarrollo y la paz social de las comunidades. Esto se promueve al vincular distintos sectores socioeconómicos a través de incentivar actividades responsables, que incluyen la producción de servicios más afables con el ambiente, la exhortación a un consumo sustentable y el resguardo del ambiente, la diversidad biológica y cultural. Un ejemplo de un caso exitoso lo constituye la experiencia mexicana en la Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an donde

…Recibe miles de visitas cada año. Otorga una serie de becas por el Programa de Pequeñas Donaciones del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) a través de la iniciativa del Programa de Vigilancia Comunitaria de Áreas Naturales Protegidas. La alianza “Community Tours Sian Ka’an” consta de tres cooperativas ecoturísticas sustentables que trabajan directamente con las comunidades indígenas de Punta Allen y Muyil. Esta empresa innovó al contratar a las primeras guías turísticas en la Reserva de la Biosfera de Sian Ka ́an y continúa expandiendo oportunidades para mujeres locales al ofrecer nuevas funciones y operaciones económicas típicas para hombres. En 2006 se ganó el Premio a la Iniciativa del Ecuador y obtuvo un lugar del Condé Nast en la revista Green List por la gran calidad de sus recorridos. Últimamente fue galardonada con un certificado de excelencia por el TripAdvisor (World Touurism Organization 2017b, p. 34).

En este sentido, 2017 fue pronunciado públicamente por la Organización de las Naciones Unidas como el “Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo”, con la finalidad de impulsar y avivar un cambio en las políticas públicas de los gobiernos y en las prácticas empresariales, para que promuevan una postura más responsable de los públicos consumidores (Naciones Unidas, 2016). En este marco, el año internacional acentuó el papel del turismo en cinco esferas de actuación, las cuales promovieron y vigorizaron a) el crecimiento económico inclusivo y sostenible; b) la inclusión social, empleo y reducción de la pobreza; c) el uso eficiente de los recursos, protección ambiental y lucha contra el cambio climático; d) los valores culturales, diversidad y patrimonio y, finalmente, e) la comprensión mutua, paz y seguridad (Organización Mundial del Turismo, 2016). Todas estas estrategias se propusieron con un enfoque ecosistémico y transdisciplinario con la finalidad de dar un lugar especial a la conservación biocultural, esencialmente por el aporte significativo en materia socioambiental y turística.

CONCLUSIONES

Como se ha indicado, el turismo sustentable, señalado muchas veces mediante el ecoturismo, con sus distintas reformulaciones, es una forma de expresión que se acerca en este sentido totalmente afín y congruente con la noción de desarrollo sustentable. Este modelo de industria del turismo florece y se desarrolla con rasgos distintivos que pretenden un eficiente uso en el manejo del entorno natural, social, cultural y tecnológico. En un marco de políticas públicas que están emparentadas y que llanamente persiguen al acrecentamiento y el progreso de las circunstancias cualitativas de vida de las personas y suscitar un desarrollo turístico que facilite y fomente la equidad social, la sustentabilidad ecológica y la rentabilidad en la actividad económica. En otras palabras, el turismo sustentable advierte de los valores de los recursos naturales, culturales y simbólicos con la finalidad de resaltar los insumos turísticos, pero de manera específica evidenciar el manejo sustentable de esos extraordinarios lugares en un largo plazo. Franzoni (2015, p. 22) advierte lo que antes hemos señalado al indicar que

…El turismo es la mayor actividad económica en general con un impacto positivo sobre el crecimiento económico y el empleo […] Sin embargo, la acumulación de turistas en una zona geográfica establecida podría resultar un riesgo de daño y de consumo irregular de los recursos naturales […] Es necesario avanzar hacia un equilibrio progresivo que debe satisfacer simultáneamente las necesidades de crecimiento económico y el consumo de los recursos de las áreas naturales, en beneficio de la calidad de vida y el desarrollo sustentable.

Finalmente, a manera de sentencia y de forma lacónica, Morales (2006, p. 254) opina:

…hoy el turismo puede convertirse en un real espacio de encuentro intercultural, respetuoso y sano, en la medida en que se logren encontrar grupos de gentes con intereses comunes, como el conocimiento y defensa del medio ambiente, el respeto por las diferencias culturales, la protección de los paisajes con sus patrimonios naturales, arqueológicos y culturales.

 

*Universidad Autónoma de Nuevo León

Contacto: cantup@hotmail.com, pedro.cantum@uanl.mx

 

REFERENCIAS

Arriola N., O.A. (2003). Evaluación de la sustentabilidad turística. Notas para una propuesta operativo-metodológica En Palafox M., A. (Coord.) Desarrollo sustentable del turismo. (pp. 19-30). Cancún. Universidad de Quintana Roo.

Ávila B., R. (2002). Introducción al concepto de sostenibilidad y turismo sostenible. En Aguilar, P., G. et al. Turismo sostenible. (pp. 17-24). Madrid. IEPALA.

Barrera, C. y Bahamondes, R. (2012). Turismo sostenible: importancia en el cuidado del medio ambiente. RIAT Revista Interamericana de Ambiente y Turismo, 8(1), 50-56.

Cantú-Martínez, P.C. (2015). Desarrollo sustentable, antes y después de Río +20. México. Universidad Autónoma de Nuevo León y Organización Panamericana de la Salud.

Cantú-Martínez, P.C. (2016). Los nuevos desafíos del desarrollo sustentable hacia 2030. Ciencia UANL, 19(78), 27-32.

Centro de Educación y Capacitación para el Desarrollo Sustentable. (2003). Saber para proteger, introducción al ecoturismo comunitario. México. SEMARNAT.

Drumm, A., y Moore, A. (2005). Desarrollo del ecoturismo-un manual para los profesionales de la conservación, Volumen I. Arlington. The Nature Conservancy.

Espinoza S., R., Chávez D., R.M., y Andrade R., E. (2011). Lo global-local como base del turismo y la sustentabilidad. Una aproximación a la discusión teórica conceptual. En López L., A., G. et al (Coords.) Lo glocal y el turismo, nuevos paradigmas de interpretación. (pp. 30-39). México. Academia Mexicana de Investigación Turística A.C.

Estrada R., S. (2013). Innovación, tecnología y desarrollo sustentable: la adopción de un nuevo paradigma para el sector turismo. Teuken Bidikay, 4, 257-280.

Franzoni, S. (2015).  Measuring the sustainability performance of the tourism sector.  Tourism Management Perspectives,  16,   22–27.

Gómez L., C.S., Barrón A., K.S., y Moreno M., L.R. (2015). Crecimiento económico y turismo ¿existe algún consenso? En Barrón A., K.S., y Fonseca M., M.A. (Coords.) Temas selectos de turismo y sustentabilidad. (pp. 13-30). México. Universidad Autónoma de Nayarit.

Hiernaux N., D. (2003). Turismo y sustentabilidad: crisis de paradigmas y nuevas orientaciones En Gómez N., S. (Coord.) Desarrollo turístico y sustentabilidad. (pp. 57-70). México. Universidad de Guadalajara.

Molina, S. (1991). Conceptualización del turismo, México, Limusa.

Molina, S., y Rodríguez, S. (2005). Planificación inte- gral del turismo, Un enfoque latinoamericano. México. Ed. Trillas.

Morales M., H.F. (2006). Turismo comunitario: una nueva alternativa de desarrollo indígena. AIBR. Revista de Antropología Iberoamericana, 1(2), 249-264.

Organización de Naciones Unidas. (2016). Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo, 2017. A/RES/70/193. Nueva York. ONU.

Organización Mundial de Turismo. (1995). Carta de Turismo Sostenible, aprobada en la Conferencia Mun- dial sobre Turismo Sostenible. España. OMT.

Organización Mundial del Turismo. (2016). Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo. Guía para celebrarlos juntos. España. OMT.

Parques Nacionales Naturales de Colombia. (2009). Guía Parques Nacionales Naturales de Colombia. Bogotá. Ministerio de Ambiente, Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial de Colombia y Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino de España.

Salinas Ch., E. y La O O., J.A. (2006). Turismo y sustentabilidad: de la teoría y la práctica en Cuba. Cuadernos de Turismo, 17, 201-221.

Tarlombani S., M.A. (2005). Turismo y sustentabilidad, entre el discurso y la acción. Estudios y Perspectivas en Turismo, 14,  222 – 242.

Torres C., E. (2006). Turismo sustentable: turismo al- ternativo, ecoturismo y turismo rural. En Moreno A., I. (Coord.) Desarrollo económico y proceso legislativo. (pp. 241-251). México. Centro de Producción Editorial.

Velarde V., M., Santillán N., M.A., y Obombo M., K. (2015). Competitividad turística de un destino de sol y playa. El caso de Mazatlán. En Gámez, A.E., Palafox M., A., y Gutiérrez, M. (Coords.) La construcción del espacio turístico: procesos, actores e impactos. (pp. 77-87). México. Instituto Sudcaliforniano de Cultura-Academia Mexicana de Investigación Turística-Universidad Autónoma de Baja California Sur.

World Tourism Organization. (2017a). UNWTO Annual Report 2016. Madrid. UNWTO.

World Tourism Organization. (2017b). 10YFP Sustainable Tourism Programme Annual Magazine 2016/2017: Advancing towards a clear North. Madrid. UNWATO.