Una  proteína  imita  efectos  del   ejercicio  en  el  corazón

Share This
Etiquetas

CIENCIA UANL / AÑO 20, No. 86 octubre-diciembre 2017

Todos  sabemos  que  realizar  ejercicios  aeróbicos  es  una   buena   forma   de   mantener   nuestro   corazón   sano.   También sabemos  que  la  insuficiencia  cardiaca  es  una  de  las   causas   de   muerte   más   comunes   de   los   países   desarrollados,  y un  problema  que  no  deja  de  crecer  en  todo  el   mundo.  Esto  sucede  cuando  una  parte  del   tejido   muscular  del  corazón se  ve  dañado  y  el  órgano  es  incapaz  de  bombear  sangre  normalmente,  el  resto  del  músculo  crece  de  manera disfuncional e  intenta  adaptarse.  Aun   así,   este   mecanismo   no   produce   necesariamente   una   mejora  en  el  bombeo.

Pero   qué   sucede   con   aquellos   pacientes   que   sufren   este  mal  y  su  actividad  física  se  ve  reducida.  Pues  bien,   la   revista   Cell   Research   publicó   el   trabajo   de   unos   investigadores  canadienses  que  han  descubierto  una  proteína   que   provoca   un   crecimiento   de   los   músculos   del   corazón,  pero  de  forma  muy  distinta   al  que  se  produce   durante  un proceso de insuficiencia cardiaca.  Se  trata  de  la  cardiotrofina-1 (CT-1),  capaz  de  engañar  al  corazón   para  que  actúe  como si  estuviera  haciendo  ejercicio,  favoreciendo  su  crecimiento  y  el  bombeo  de  sangre.

“Descubrimos   que   CT-­1   provoca   el   crecimiento   de   los   músculos   de   forma   más   sana   y   estimula   el   crecimiento   de los   vasos   sanguíneos   en   el   corazón.   Esto   incrementa  la  habilidad  del  corazón  para  bombear  sangre,  tal  y  como  se vería  durante  el  ejercicio  o  el  embarazo”,  asegura  Lynn  Megeney,  principal  autor  del  trabajo  y  científico  del  Hospital  de Otawwa (Canadá).

Junto  a  su  equipo,   Megeney   puso  a   prueba   esta   proteína  con   animales   de   laboratorio   (ratas   y   ratones)   y  comparó los  resultados  con  los  producidos  por  la  fenilefrina,   usada   para   incrementar   la   presión   arterial   y   conocida por  causar un  mal  crecimiento  del  corazón.

Así,   los   expertos   observaron   que   las   células   musculares  del  corazón  tratadas  con  la  cardiotrofina-1  se  transforman  en fibras  largas  y  sanas.  Junto  a  este  nuevo  tejido,   los   vasos   sanguíneos   también   crecen   y   aumentan  la  capacidad  de bombear  sangre.  La  fenilefrina,  por   ejemplo,  provoca  un  crecimiento   disfuncional   irreversible  del  corazón.  Sin  embargo la  cardiotrofina-1  es  capaz  de  evitarlo.  Cuando  el  tratamiento  con  esta  proteína  finaliza,  el  corazón  vuelve  a  su  estado habitual,  tal  y   como  ocurre  tras  el  ejercicio  o  el  embarazo.

Además,   el   equipo   comprobó   que   la   CT-­1   mejoró   la   función   cardiaca   en   dos   animales   con   daños   en   el   corazón, uno  provocado  por   un   ataque   al   corazón   que   afectaba  al  lado  izquierdo  y  otro  por  presión  alta  en  los   pulmones  que perjudicaba  al  lado  derecho.

Aunque,  en  teoría,  la  práctica  de  ejercicio  tiene  los  mismos  efectos  beneficiosos,   los  pacientes  con  insuficiencia  cardiaca tienen  la  actividad  física  muy  limitada.   En   la   actualidad,   el   único   tratamiento   para   tratar   la   afección   en   el   lado   derecho  del   corazón  es  a   través  de   un   trasplante.   En  el   caso  del   lado   izquierdo  existen  fármacos  que  pueden  reducir los  síntomas,  pero  no  los   solucionan  por  completo  (fuente:  SINC).