Lentes  especiales

Share This
Etiquetas

CIENCIA UANL / AÑO 20, No. 86 octubre-diciembre 2017

A  pleno   sol,  no  es   imprescindible  que  las   gafas  sean  del   todo  transparentes.  De  hecho,  suele  ser  mejor  que  intercepten parte   de   la   luz,   y   por   eso   utilizamos   gafas   de   sol.   Pero   ¿y   si   se   pudiera   aprovechar   esa   luz   interceptada   para   generar   electricidad?   Te   has   imaginado   usar   unos   lentes   especiales   con   un   par   de   pantallas   en los  cuales  puedas disfrutar  de  diversas  aplicaciones,  sería  genial,  no  crees.  Esta  posibilidad  ha  sido  explorada recientemente   por   el   equipo de   Alexander   Colsmann,   jefe   del   Grupo   de   Sistemas   Fotovoltaicos   Orgánicos   en   el   Instituto   de   Tecnología   de   la   Luz   (LTI),   dependiente   del   Instituto   Tecnológico  de   Karlsruhe   (KIT),   en   Alemania.   El  uso   de   células   solares semitransparentes   en  gafas  puede  permitir  energizar  microprocesadores  y   otros  dispositivos  electrónicos  miniaturizados  y de  bajo   consumo   energético.   Se   trata   de   un   ejemplo   pionero   de   futuras   aplicaciones   móviles   alimentadas  mediante energía  solar.

Las  células  solares  orgánicas  son  flexibles,  transparentes   y   ligeras,   y   pueden   ser   fabricadas   en   formas   y   colores   arbitrarios.   Por   tanto,   son   adecuadas   para   una   serie  de  aplicaciones  que  no  pueden  llevarse  a  cabo  con   células   solares   de   silicio   convencionales.   Colsmann   y   sus  colegas  han  presentado  ahora  unas  gafas  con  células   solares   semitransparentes   de   color   aplicadas   sobre   lentes.  Estas  células  alimentan  con  energía  eléctrica  un   microprocesador  y dos  pantallitas.

Estas  gafas  solares  “inteligentes”  utilizan  la  electricidad  que  generan  a  partir de  la  luz  para  medir  y  mostrar  la intensidad de  la  iluminación  solar  y  la  temperatura  ambiental.  Las  lentes  con  células  solares,  encajadas   perfectamente   en   una   montura   comercial,   poseen   un   grosor  aproximado  de  1.6  mm  y  un  peso  de  unos  6  gramos,  justo  como  las  lentes  de las  gafas  de  sol  tradicionales.  El  microprocesador  y  las  dos  pequeñas  pantallas  se  hallan  integrados  en   los   dos   laterales de   las   gafas. Utilizan gráficos de barra para mostrar la intensidad  de  la  iluminación  y  la  temperatura  ambiental.  También   funcionan   en   interiores   con   iluminación   no   inferior   a  unos  500 Lux,  que  es  la  habitual  de  la  luz  artificial  en  una oficina o en una habitación bien iluminada de una vivienda. Bajo estas condiciones de alumbrado artificial,   cada   una   de   las   lentes   “inteligentes”   aún   genera  200  milivatios  de  energía  eléctrica,  suficientes  para  que  puedan   funcionar   dispositivos   como   un   podómetro   (contador  de  pasos)  o  un  audífono  (fuente:  Energy  Te-­ chnology).