La  información  viene  del  cielo

Share This
Etiquetas

CIENCIA UANL / AÑO 20, No. 86 octubre-diciembre 2017

En  nuestras  clases  de  historia  universal  hemos  aprendido  que  los  humanos  empezamos  a  cultivar  la  tierra  hace   unos 10,000  años,  por  lo  que  se  puede  decir  que  tenemos  algo  de  experiencia  en  ese  rubro.  Sin  embargo,  las   cuestiones   medioambientales,   sostenibilidad,   cuotas, subvenciones y la burocracia dificultan más que nunca  la  tarea  de  los  trabajadores del  campo.  No  obstante,  hay   una   buena   noticia,   los   satélites   ofrecen   una   solución   a   muchos  de  estos  problemas, pero  ¿cómo  puede  el  agricultor  aprovechar  su  potencial?

Pues   bien,   satélites   como   los   de   las   misiones   Sentinel  de  Copernicus  o  SMOS  de  la  ESA,  por  ejemplo,   así  como  el futuro  Fluorescence  Explorer  (FLEX),  proporcionan  numerosa  información  sobre  las  condiciones   de   crecimiento   y   el   estado   de   los   cultivos   que   puede emplearse para mejorar la eficiencia agrícola.

Pero   los   datos   satelitales   no   son   más   que   el   punto   de  partida:  para  que  los  agricultores  realmente  puedan   aprovecharlos,   se   tienen   que   convertir   en   aplicaciones   fáciles   de   usar.   Como   explica   Ger   Nieuwpoort,   director de la Oficina Espacial de los Países Bajos (NSO): “La   observación   de   la   Tierra   presenta   un   potencial   de   explotación   muy   superior   al   aprovechamiento   actual.   Por  ejemplo,  hay  un  vacío  entre  las  organizaciones  que desarrollan satélites extremadamente sofisticados y las personas  que  reciben  las  subvenciones  en  el  campo”.

Las  misiones  Sentinel  están  revolucionando  la  forma en que los datos satelitales se utilizan con fines prácticos,   como   la   agricultura.   Sus   observaciones   no   sólo  son  precias  y  sistemáticas,  además  son  gratuitas.

Vistas  las  ventajas  evidentes  que  la  observación  de   la  Tierra  puede  aportar  a  sectores  como  la  agricultura,   cada   vez   es mayor  el   número  de  empresas  de   ‘valor   añadido’  que  se  están  especializando  en  convertir  datos satelitales   en productos comerciales   que   los   agricultores  pueden  utilizar.

Entre las  ventajas de estos  datos  están  las  mediciones de  humedad  del  suelo,  imprescindibles  para evaluar  la  disponibilidad del   agua.   Con   esto   se   puede   ofrecer   asesoramiento   a   los   agricultores   sobre   irrigación,   advirtiéndoles   de   sequías   o escasez   de   agua,   y   ayudándoles  a  mejorar  sus  predicciones  de  rendimiento  de  las   cosechas.

Sin  duda,  los  satélites  son  cada  vez  más  importantes   en  nuestra  vida  diaria.  Y  gracias  a  un  sector  creciente en  el mundo de   la   empresa   y   a   los   esfuerzos   de   las   agencias  espaciales,  la  era  espacial  está  aportando  cada  vez más beneficios a una de las profesiones más antigua: la  agricultura  (fuente:  ESA).