Cómo fue nuestra galaxia

Share This
Etiquetas

CIENCIA UANL / AÑO 20, No. 84, abril-junio 2017

¿Alguna vez has escuchado hablar de los cuásares? No, no son los emperadores romanos, se trata de fuentes de radiación celeste muy intensa que tienen apariencia estelar, pero cuya naturaleza exacta no se conoce. Estos cuásares han sido utilizados para saber más o menos cómo fue nuestra galaxia. Aprovechando la extrema sensibilidad del Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA, en Chile), un grupo de astrofísicos ha detectado un par de galaxias tipo Vía Láctea, pero en el universo distante y remoto, que dan una idea de cómo era ésta cuando tenía sólo 8% de su edad actual.

Estas progenitoras de las galaxias espirales actuales aparecen rodeadas de superhalos de gas hidrógeno que se extienden muchas decenas de miles de años luz más allá de sus discos polvorientos repletos de estrellas. Los detalles fueron publicados en la revista Science.

Originalmente, los astrónomos detectaron las dos galaxias al analizar la intensa luz de cuásares aún más lejanos. A medida que esta luz viaja hacia la Tierra a través de estas galaxias intermedias, capta la firma espectral de su gas. Esta técnica, sin embargo, impide ver la luz real emitida por la propia galaxia, que es superada con creces por la emisión mucho más brillante del cuásar del fondo. “Imagina una pequeña luciérnaga delante de un potente foco de luz detrás. Eso es a lo que nos enfrentamos cuando tratamos de observar estas versiones juveniles de nuestra galaxia”, explica Marcel Neeleman, investigador de la Universidad de California en Santa Cruz (EE.UU.).

Pero los instrumentos de ALMA ayudaron a solventar el problema, ya que permitieron buscar firmas de emisión infrarroja (de carbono ionizado) propias de las galaxias y que se podían distinguir de la luz brillante de los cuásares. Combinando mediciones de emisión con datos de absorción, el equipo pudo identificar los objetos de primer plano como galaxias masivas formadoras de estrellas a principios de su evolución y medir sus tasas de formación estelar (fuente: SINC).