La industria del software en México, factores determinantes

Share This
Etiquetas

Carlos Javier Guel Martínez*, María de Jesús Araiza Vázquez*

CIENCIA UANL / AÑO 20, No. 84, abril-junio 2017

En una economía global fundada en la información y el conocimiento, el software constituye una herramienta crucial para el aumento de la productividad, ya que incorpora tecnologías y soluciones a los diferentes problemas que se presentan día con día. En la última década, el sector de desarrollo de productos y servicios de software se ha convertido en un impulsor dominante de la cada vez más creciente economía de la información (Tatikonda, 2002).

Es capaz de generar empleos más calificados y de obtener divisas por las exportaciones de productos y servicios generados a distancia; además, obliga a las grandes universidades del mundo a actualizar sus planes de estudio para hacer frente a los retos y necesidades que las empresas están demandando hoy en día. Estas oportunidades se hicieron posibles a partir de los avances tecnológicos en las áreas de comunicación, información, arquitectura e industria que se han reflejado en las últimas décadas.

En la actualidad, en el listado “The World’s Biggest Public Companies”, publicado en la revista Forbes para 2015, el cual está basado en una combinación de ingresos, ganancias, activos y valor de mercado, ubica en las siguientes posiciones a las empresas de software consideradas como las más importantes del mundo.

De igual forma, en el listado de los diez personajes más ricos de 2014, merecen una atención especial por su labor filantrópica, Bill Gates, así como Carlos Slim Helú, empresarios del área de tecnologías asociadas al software, situación impensable hace 40 años, cuando las empresas que integraban estas listas eran petroleras o siderúrgicas. Estas empresas siguen estando en el top, pero ahora han entrado a la competencia industrias del software (Forbes Staff, 2014).

En este sentido, el desarrollo de software constituye un sector económico importante a nivel mundial y se encuentra en el centro de todas las grandes transformaciones; sobre todo si se considera que los grandes problemas del momento son la economía digital, la evolución de las empresas y la administración del conocimiento, entre otras.

El objetivo de este documento es hacer una revisión de la situación actual y los retos que tienen México y el mundo ante la industria del software y a los factores que intervienen en la toma de decisiones de la empresas a la hora de invertir o contratar personal. Se profundizará en la vinculación de los procesos de enseñanza de las universidades y las necesidades y demandas de estas industrias, y para concluir, se ofrecerán las posibles alternativas y soluciones a los distintos retos presentados.

Panorama general

La primera teoría sobre el software fue propuesta por Alan Turing en su ensayo de 1935 sobre números computables, con una aplicación destinada a la toma de decisiones. El término de software fue utilizado por primera vez por John W. Tukey, de acuerdo con Leonhardt (2000):

En un artículo de 1958, en el American Mathematical Monthly, se convirtió en la primera persona para definir los programas en los que las calculadoras electrónicas corrían, dijo Fred R. Shapiro, un bibliotecario en la Escuela de Derecho de Yale que está editando un libro sobre el origen de los términos. Tres décadas antes de la fundación de Microsoft, el Sr. Tukey vio que “software”, como él la llamaba, fue ganando protagonismo.

Entre la década de los años sesenta y setenta, el software era concebido como un añadido que los vendedores de las importantes compañías de computadores de la época aportaban a sus clientes para que éstos las usaran. En 1971, cuando el boom de la informática todavía no se había presentado, los usuarios que hacían uso de ella en áreas universitarias o empresariales creaban y difundían el software sin ninguna restricción.

México y el mundo en la industria del software

Peñaloza (2002) mencionaba que:

La industria del software interviene en todos los procesos que habilitan a la “nueva economía”, se le considera una industria blanca que no contamina y que genera fuentes de trabajo bien remuneradas. Entre los casos de éxito que nuestro país debe tomar en cuenta, está la India –donde se manufactura software–; Brasil –donde el gobierno incentiva la creación de empresas con el fin de competir con Estados Unidos–, Irlanda y Canadá, entre otros.

Para que la industria mexicana de software pueda tener un desarrollo notable tiene que contar con capital humano calificado, de acuerdo a lo revisado con Durán, Piore y Schrank (2005):

Los presupuestos asignados a este esfuerzo han sido pequeños en México (en 2004 el fondo para el Programa para el Desarrollo de la Industria del Software fue apenas de 12 millones de dólares y un paquete de apoyos muy limitado, lo que contrasta con los incentivos que se dan en otros países), y la promoción del sector electrónico se mantiene en diferentes programas.

Durante la presentación de la agenda sectorial, Rogelio Garza, subsecretario de Industria y Comercio de la Secretaría de Economía, detalló entre sus comentarios que para 2013, en México, el número de empresas de TI era de 9,647 (Sánchez, 2014).

El director general de la empresa SISOFT de México, Arturo Campos Fenantes, asegura que “el desarrollo de software en el país registra un rezago comparado con otras naciones consideradas como pioneras de la industria” (Notimex, 2014). El director señaló que el desarrollo de programas tiene que ver con la cultura, el talento, la innovación y la productividad de las empresas para penetrar en la competencia internacional frente a países como Irlanda, India, Canadá, Estados Unidos, entre otros.

En contraste con lo anterior, Villarreal (2009) señalaba que “el capital intelectual se vuelve el factor estratégico de competitividad; el reto es administrarlo, no sólo como un activo, sino como factor de producción de nuevo conocimiento, como se muestra en la figura 1. En conjunto, estos elementos resultarán de suma importancia en la aplicación y creación del conocimiento, contrarrestando así las debilidades de México ante temas como: capacidades profesionales, infraestructura, valor en el mercado. Para poder desarrollar la industria de software en México se requiere estar comunicado con el mundo y tener acceso a los últimos avances tecnológicos. Nuestra posición geográfica nos abre la puerta fácilmente ante el mercado de los Estados Unidos; tenemos acuerdos preferenciales que derivan de otros tratados comerciales que permiten un mejor desarrollo y costos. Es fundamental compaginar los objetivos de la industria privada, los organismos gubernamentales y el gobierno para crear estrategia y programas que incentiven y capitalicen las ventajas laborales y geográficas de México, frente a un sector que en 2002 representaba 500 mil millones de dólares a nivel mundial y está en constante crecimiento. El gobierno debe ocupar un rol protagónico que promueva la industria mexicana como consumidora y creadora ya que México es el comprador número uno de software en el mundo.

México tiene que desarrollar un mayor número de patentes y completar el registro frente al Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI). Además, no sólo crear aplicaciones que mejoren procesos, sino lograr avances en robótica, comunicaciones e inteligencia artificial. México ha adquirido una cultura equivocada de generar programas de cómputo sólo porque a los desarrolladores les gusta mejorar los procesos, mientras que en otras naciones se diseñan nuevos productos para comercializar en el mercado.

Factores que intervienen en la industria del software

El éxito de los proyectos en la industria del software depende de distintos factores a los que se enfrentan en el proceso, o la cultura del país donde está asentada la empresa. En primera instancia, donde sólo se toman en cuenta los aspectos técnicos, un segundo donde aparecen factores como tiempo, costo y alcance, obligando a la gerencia de proyectos a mantener un equilibrio; un tercer punto agrega el factor de calidad y comienza la industria y la academia a producir diferentes estándares y metodologías. Por último, aparece la satisfacción del cliente.

Una investigación realizada en India, demostró que para la perspectiva interna (desarrolladores de software, administradores de proyectos y administradores de las cuentas de clientes) las variables más importantes eran el alcance (91%), seguida del tiempo (63%) y finalmente el costo (11%) (Agarwal y Rathod, 2006).

Podemos destacar que la cultura funge como un diferenciador para que los factores de éxito sean diferentes, ya que éstos provienen de la concepción de cada país, donde impacta la cultura de cada uno.

Factores a los que se enfrentan las industrias de software

De acuerdo con Parra (2008), los factores de éxito e hipótesis sobre la industria en Colombia son:

1. La política fiscal y tributaria del país

2. El alto índice de piratería de software.

3. No hay profesionales bien capacitados cuando empresas extranjeras intentan offshoring (outsourcing internacional).

4. El idioma es un factor determinante.

5. La infraestructura de conectividad deficiente eleva los costos e imposibilita servicios de voz, video, imagen.

6. La cultura para invertir en proyectos de jóvenes emprendedores es también precaria.

7. No hay políticas nacionales –gubernamentales o civiles– para mercadear la industria del software.

8. No todos los hogares tienen acceso a un ordenador o Internet.

9. Las incubadoras de negocios no son eficientes.

10. En cuanto a la generación de empresas, no hay patrocinio directo. Existen muchos emprendedores, pero a la hora de selección se dificulta el proceso.

11. La sinergia entre la universidad y la empresa es débil. Las barreras creadas al interior de las universidades no posibilitan su actuación en la cadena de la industria.

Los puntos tres, nueve y onceavo son controversiales ya que aunque existan muchos estudiantes graduados de licenciaturas relacionadas con el software, sus currículums no están lo suficientemente bien elaborados y empatados con las necesidades de la industria, de tal forma que se puedan tener profesionistas capacitados. Por otra parte, las empresas seleccionadas para el apoyo de emprendedores, básicamente son artesanales o familiares, pocas se dedican al sector de informática, como el desarrollo de software, entre otras. Por último, los fines académicos son de las universidades y no de las empresas, para éstas su misión esencial tiene que ver con generar valor para sus dueños, ser competitivas, tener procesos eficaces y eficientes y mantener sostenidamente al cliente satisfecho. La misión de formar profesionales con competencias laborales debería ser un compromiso de las universidades, por esto deberían enfocarse a las necesidades del mercado desde sus planes y programas de estudio.

Conclusión

Con base en los conceptos analizados, es posible resaltar que uno de los principales problemas con los que se encuentra el sector industrial del software es la disparidad entre las necesidades de los empresarios y los planes de estudio de las universidades. Es preciso generar mesas de trabajo en las universidades que incluyan al sector empresarial, gobierno y docentes que ayuden a desarrollar su continua actualización.

Como ejemplo a la solución de mesas de trabajo se encuentra RedCLARA (Cooperación Latino Americana de Redes Avanzadas), una organización de colaboración mediante redes avanzadas de telecomunicaciones para la investigación, la innovación y la educación integrada por 17 países, entre los que destaca México. Esta organización lleva a cabo eventos como TICAL 2014, la Cuarta Conferencia de Directores de Tecnologías de Información y Comunicación de Instituciones de Educación Superior, en ella participan estudiantes exponiendo sus proyectos de Tecnologías de Información (http://tical2014.redclara.net/es/innovadores.html), por lo que es necesario tener espacios como éstos en nuestro país.

En este tipo de eventos confluye la academia, el sector empresarial y los jóvenes universitarios, con la finalidad de fortalecer, por medio de iniciativas y conocimientos que exponen las universidades latinoamericanas, el mejoramiento continuo del sector de las Tecnologias de Informacion en la Academia. (The backbone of TICAL, agosto 2014).

En este tipo de eventos pioneros participan estudiantes de diferentes universidades latinoamericanas (figura 2) con proyectos relacionados con las tecnologías de información, con la finalidad de recibir retroalimentación de los diferentes directivos de empresas como Adobe, Cisco y Google, y así poder incentivar la industria de TI.

Figura 2. Estudiantes universitarios de México, Colombia, El Salvador, Ecuador y Perú participantes en la cuarta Conferencia de Directores de Tecnologías de Información y Comunicación de Instituciones de Educación Superior como expositores en el Taller de Jóvenes Innovadores en TI. (fuente: elaboración propia).

El gobierno tiene que incentivar la creación de programas económicos que se enfoquen a la generación de empresas de tecnología. El éxito de la empresa de tecnología no sólo lo contribuye el desarrollo de sus procesos, conlleva otros factores como tiempos, costos, satisfacción, personal capacitado, entre otros. México es un país que tiene las condiciones geográficas para generar patentes y desarrollar la industria tecnológica, sólo necesita enfocarse en invertir en la creación de productos en lugar de sólo innovar procesos.

*Universidad Autónoma de Nuevo León

Contacto: carlos.guelmr@uanl.edu.mx

*Nova Southeastern University, Miama Fl, EEUU

Contacto: maria.araizav@uanl.mx

 

Referencias

Agarwal, N., y Rathod, U. (2006). Defining ‘success’ for software projects: An exploratory revelation. International journal of project management, 24(4), 358- 370.

Durán, C.R., Piore, M., y Schrank, A. (2005). Los retos para el desarrollo de la industria del software. Comercio Exterior, 55(9), 744-753.

Forbes. (2015). The World’s Biggest Public Companies. Forbes [en línea]. 2015 [fecha de consulta: 8 Mayo 2015]. Recuperado de: http://www.forbes.com/global2000/list/#industry:Software%20%26%20Programming

Forbes. (2014). Los 10 personajes más ricos de 2014. Forbes Staff [en línea]. 2014 [fecha de consulta: 15 Mayo 2015]. Recuperado de: http://www.forbes.com. mx/los-10-personajes-mas-ricos-de-2014/

Leonhardt, D. (2000, July 28). John Tukey, 85, Statistician; Coined the Word ‘Software’. The New York Times. Recuperado el 10 de Mayo de 2015 de: http:// www.nytimes.com/2000/07/28/us/john-tukey-85-statistician-coined-the-word-software.html.

Notimex. (2014). México, rezagado en desarrollo de software. [En línea] [fecha de consulta: 01 de noviembre de 2014] Disponible en: http://www.altonivel.com. mx/43550-mexico-rezagado-en-desarrollo-de-software.html.

Parra Catrillón, J.E. (2009). Factores críticos de éxito e hipótesis sobre la industria del software en Colombia. Consideraciones contextuales y académicas. Avances en Sistemas e Informática; Vol. 5, (2), pp. 185-193.

Peñaloza, M. (2002). La industria del software una oportunidad para México [Versión electrónica]. Enter@ te en línea internet cómputo y comunicaciones 1, 5.

Sánchez, J. (2014, julio 24). Trazan ruta para apuntalar industria de TI en México. El Economista, pp 21.

Tatikonda, M.V., Lorence, M., y GLOBAL, I. (2002). Toward Effective Software Development: A Conceptual Framework of Software Project Types, Development Processes, and Functional Outcomes. New Directions in Supply-Chain Management: Technology, Strategy, and Implementation, 171-199.

The backbone of TICAL (2014). TICAL is an amazing event that can take you from being a simple young student, to a character in your entrepreneurial society. TICAL 2014. DeClara2014, 39(1), agosto, pp.9-14.

Villarreal, R. (2009). Monterrey, ciudad internacional del Conocimiento. Comercio exterior, 59(11), pp.873- 885.