El eje de rotación de la Luna ha cambiado

Share This
Etiquetas

CIENCIA UANL / AÑO 20, No. 83, ENERO-MARZO 2017

¿Qué pasaría si te dijera que los polos de la luna no son los originales? Es decir, ¿si dijéramos que los polos
lunares se han movido a lo largo del tiempo? Probablemente no lo creeríamos en primera instancia. Sin embargo, nuevos estudios señalan que cerca de los dos polos de la Luna, uno en las antípodas del otro, se localizan sendos depósitos de hidrógeno –probablemente formados por hielo de agua– que delatan dónde estuvo hace miles de millones de años el eje de rotación de nuestro satélite.

Una anomalía térmica bajo la región volcánica Procellarum reorientó el eje de rotación de la Luna, así lo apunta el estudio que científicos estadounidenses, liderados por Mateo Siegler desde el Instituto de Ciencias Planetarias en Arizona, publicaron en la revista Nature. El desplazamiento del eje ha sido del orden de seis grados, según sus cálculos.

“Los depósitos de hidrógeno polar guardan pruebas de que el eje de rotación de la Luna ha cambiado, ya que están situados uno en las antípodas del otro (una línea trazada de uno a otro pasaría por el centro lunar) y desplazados a igual distancia de cada polo en direcciones opuestas”, señalan los autores.

La situación de estos gélidos depósitos de hidrógeno, que desde la década de los 90 se analizan con la ayuda de espectrómetros de naves como Lunar Prospector, no es compatible con la posición donde se esperaría encontrar el hielo según el ambiente térmico lunar de hoy en día.

Los datos indican que el cambio del polo de rotación, conocido como ‘desplazamiento polar verdadero’, se originó por variaciones dentro de la estructura interior de la Luna. En concreto, Siegler y sus colegas argumentan que fue causado “por una anomalía térmica de baja densidad por debajo de la región Procellarum”, un vasto mar de lava situado en la zona más próxima de nuestro satélite.

Referencia bibliográfica: Siegler, M.A., et al. (2016). Lunar true polar wander inferred from polar hydrogen. Nature. Doi: 10.1038/nature17166.