Editorial Ciencia Año 20 – Número 83

Share This
Etiquetas

Eduardo Estrada Loyo

CIENCIA UANL / AÑO 20, No. 83, ENERO-MARZO 2017

Actualmente, en nuestro país, existen modos implícitos de negociación que limitan las obligaciones de los radiodifusores y marginan al Estado en sus atribuciones en el ámbito de

la comunicación. Por lo que Cintia Smith, en “Red de políticas públicas de radiodifusión y telecomunicaciones en México para la negociación de las leyes de 2006 y 2014”, ganadora del Premio de Investigación UANL 2016 en la categoría de Ciencias Sociales, nos ofrece algunos interesantes puntos de comparación entre ambos procesos.

Por su parte, en el área de Ciencias de la Tierra y Agropecuarias, Laura Hinojosa Reyes y colaboradores, en su investigación, “Desarrollo de sistemas automatizados para el monitoreo de arsénico: fraccionamiento en suelo y bioaccesibilidad in vitro en cereales”, evaluaron el potencial de transferencia en productos agrícolas a través del desarrollo de dos prototipos en el uso de sistemas de análisis para el fraccionamiento de arsénico en suelo agrícola. El suelo, como elemento de la biosfera, cumple con importantes funciones ecológicas y constituye, a su vez, uno de los componentes más sensibles y vulnerables a la contaminación, la cual se puede transferir a los productos que consumimos.

La resilencia es la aptitud de enfrentar, resolver y recuperarse de las adversidades. Por tal motivo, es sumamente importante desarrollarla y fortalecerla en las distintas etapas y crisis que nos presenta la vida. Con- siderando lo anterior, en el área de Humanidades, el premio fue para Melina Miaja Ávila y José Moral de la Rubia, por su trabajo “Validación de la escala de resiliencia mexicana en mujeres con cáncer”. En esta investigación, los autores, a través del desarrollo y validación de distintas variables de la estructura factorial de la Escala de Resiliencia Mexicana (RESI-M), estimaron la consistencia interna y evaluaron el nivel medio de resiliencia y de la interacción entre ellas. Especificando y contrastando un modelo de ecuaciones estructurales para predecir las respuestas psicológicas de duelo.

Por otro lado, en el área de Ciencias de la Salud, Elvis Martínez Jaramillo y colaboradores, en su trabajo, “Desarrollo de un sistema celular murino para el análisis antitumoral de adenovirus oncolítico”, encontraron que los AdOs (adenovirus oncolíticos) se multiplican en células TC-1, por lo que pueden ser usadas para evaluar AdOs en un modelo inmunocompetente. Los autores decubrieron que los genes E6 y E7 del HPV-16 facilitan la multiplicación del adenovirus en las células tumorales murinas TC-1, las cuales poseen estos genes.

En el área de Ciencias Exactas el premio fue para Carlos Luna Criado y colaboradores, con su trabajo “Nanovectores superparamagnéticos y su uso potencial en quimioterapias selectivas”. En esta investigación los autores encontraron que, a través de la entrega guiada de pequeñas cantidades de agentes antineoplásicos, usando nanoplataformas superparamagnéticas y campos magnéticos en medios acuosos, se pueden localizar rápidamente células cancerosas en un sitio específico a través de la aplicación de un campo magnético continuo, produciendo efectos antiproliferativos controlados sin afectar a otras líneas celulares próximas. Además encontraron que la aplicación discontinua de este campo favorece la subsiguiente diseminación de las nano- partículas entre capas celulares, reforzando de esta manera la quimioterapia.

Por su parte, José Antonio Fuentes Garibay y co- laboradores, analizaron en “Secuencia de la tanasa de Aspergillus niger GH1 y producción de la enzima en Pichia pastoris”, cepas de la levadura Pichia Pastoris para producir de forma extracelular la enzima tanasa, encontrando que la tanasa así producida podría ser utilizada en el procesado de alimentos y bebidas a bajas temperaturas.