El nacimiento de las estrellas

Share This
Etiquetas

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 81, SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2016

Cuando alzamos los ojos al cielo, en una noche estrellada, podemos contemplar el ejército celeste tintineando en el firmamento; llenando de pequeñas luces la gran bóveda oscura. Miles de pensamientos nos asaltan, pues el panorama es majestuoso, no en balde el género humano se ha preguntado su existencia, su futuro y muchas cosas más observando las estrellas. Éstas han sido guía en los largos caminos de los navegantes, o en las interminables jornadas de los viajeros nocturnos.

Pero cómo es que se generan estos cuerpos. Sus lugares de nacimiento son enormes nubes frías formadas por gas y polvo, conocidas como ‘nebulosas’. Estas nubes comienzan a encogerse por obra de su propia gravedad.

A medida que una nube pierde tamaño, se fragmenta en grupos más pequeños. Cada fragmento puede finalmente volverse tan caliente y denso que se inicia una reacción nuclear. Cuando la temperatura alcanza los 10 millones de grados centígrados, el fragmento se convierte en una nueva estrella. Cabe resaltar que muy pocas veces se ha observado este fenómeno, debido a que sucede de forma relativamente rápida en términos astronómicos.

En este sentido, investigadores a bordo del Observatorio Estratosférico para Astronomía Infrarroja –de la NASA y del Centro Aeroespacial Alemán– instalado en un avión Boeing 747SP, altamente modificado y que transporta como componente clave un telescopio con un diámetro efectivo de 2.54 m, observan y analizan el colapso de partes de seis nubes interestelares en su evolución hacia su transformación en nuevas estrellas que serán mucho más grandes que nuestro Sol.

El equipo de Friedrich Wyrowski, del Instituto Max Planck de Radioastronomía en Bonn, Alemania, rastreó esta etapa de desarrollo en nueve estrellas embrionarias (protoestrellas), mediante la medición de los movimientos del material dentro de ellas. El equipo encontró que seis de las nueve protoestrellas están activamente colapsándose. La adición de estas seis protoestrellas en pleno colapso a la lista previa de menos de una docena en esta misma etapa de su desarrollo, constituye una importante ampliación del catálogo (fuente: Amazings/NCYT).