Red Temática de Ciencia y Tecnología del Espacio

Share This
Etiquetas

CARLOS ROMO FUENTES*

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 81, SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2016

La Red Temática de Ciencia y Tecnología del Espacio (Redcyte) surgió en 2011 como iniciativa de un grupo de investigadores que, desde hace varios años, desarrollan proyectos tecnológicos y científicos en el área espacial. Desde entonces se establecieron 23 proyectos con diferentes temas en tecnología espacial, orientados al desarrollo: materiales; aplicaciones sociales de la tecnología espacial; instrumentación espacial; misiones espaciales para demostraciones de tecnología; instrumental y plataformas de pruebas de sistemas satelitales; infraestructura terrestre para prevención de desastres; estudios sobre aspectos legales y regulación internacional para realizar misiones espaciales; infraestructura para la integración y realización de pruebas de precertificación; estrategias para integrar y mitigar la basura espacial en misiones; infraestructura para observación de fenómenos espaciales y ciencia básica espacial.

En todos los proyectos, la red ha contribuido al establecimiento de programas educativos en el área, en licenciatura y posgrado, en los que se ha realizado una intensa búsqueda de cooperación con instituciones nacionales e internacionales.

La Redcyte se enfrenta a un problema endémico del sistema de investigación y desarrollo mexicano. Se han identificado varios retos en esta área, como la falta de una vinculación efectiva con el sector productivo, una desconexión sistémica de los estímulos para el personal académico y una imagen contradictoria de la ciencia y la tecnología del espacio con los tomadores de decisiones a nivel gobierno; mientras que el reflejo condicionado, por muchos años, en la industria y el gobierno mexicano, ha sido el tomar decisiones a cero riesgo.

Debido a los sistemas de rendición de cuentas y a la concepción de que la inversión en investigación y desarrollo es un costo de alto riesgo, se han tomado decisiones no muy adecuadas durante 35 años, sin atender la formación de recursos humanos especializados. En otras áreas, históricamente se ha preferido comprar servicios y sistemas al extranjero en los mercados de alta rentabilidad como fotografía satelital, monitoreo de clima y, en general, aplicaciones de tecnología satelital en el sector gubernamental y privado (Santillán, 2013).

Actualmente, México tiene una gran dependencia que causa un gasto constante de recursos que terminan en agencias extranjeras. Existe una gran carencia de especialistas, infraestructura y desarrollo mexicanos en un área que tiene un mercado mundial de cerca de $800 mil millones de dólares anuales.

Como ejemplo directo, no existen sistemas satelitales para prevención de desastres naturales. Hay una dependencia total de las instituciones del gobierno, de la investigación en geociencias, geomática, ciencias del mar, geografía, estadística, economía, etcétera, en la toma de imágenes satelitales del territorio nacional.

El círculo vicioso se debe romper, es necesario lograr credibilidad con el sector productivo, desarrollar misiones de corta duración con resultados favorables y establecer una estrategia nacional para la formación simultá- nea de una industria alrededor de las aplicaciones espaciales; también es imprescindible crear infraestructura pública y privada para poder desarrollar tecnología y sistemas espaciales y aplicaciones en tierra.

La Redcyte tiene una misión muy clara: conjuntar esfuerzos multidisciplinarios y multiinstitucionales para cambiar una cultura que se basa en el desarrollo individual, los proyectos aislados y en la descalificación de los esfuerzos en otras áreas y grupos del conocimiento o proyectos que no son compatibles con el de los autodenominados investigadores reconocidos en el campo.

El avance en la compactación de componentes electrónicos, el desarrollo de nuevos materiales y el establecimiento de centros de investigación y desarrollo en industrias de alta tecnología como la automotriz, la aeronáutica y la electrónica en el país, están demandando cambios importantes en la educación superior y en el enfoque para desarrollar aplicaciones concretas con utilidad social en los proyectos patrocinados por el Conacyt. En este contexto, la Redcyte plantea el objetivo claro de desarrollar una red de colaboración entre instituciones académicas, centros de investigación, empresas y organismos internacionales para fomentar el desarrollo de la ciencia y la tecnología espacial, a fin de que tengan un impacto positivo sobre la sociedad mexicana; también plantea atender la demanda industrial para desarrollar nuevos equipos y servicios satelitales para la población, así como establecer la colaboración con instituciones nacionales e internacionales para el desarrollo de misiones espaciales que tengan impacto científico y social.

Durante estos primeros periodos de operación de la Redcyte, hemos visto que México puede aprovechar la coyuntura que se ha creado con el uso de tecnología COTS (por sus siglas en inglés Commercial Off-The-Shelf) y el desarrollo de satélites de bajo costo para uso en órbita baja, donde la percepción remota, el monitoreo y desarrollo de micro y nanosatélites son posibles con presupuestos desde $300 mil a los $12 millones de dólares en misiones para demostrar tecnología con costos razonables para una economía como la nuestra, en algunos casos con resultados sorprendentes. En este rubro podemos mencionar los proyectos para el desarrollo de plataformas satelitales que se tienen registrados en la red, como el Quetzal, Ulises, Cóndor, Aztecsat (Santillán, 2014).

Actualmente, existe un mercado de componentes de bajo costo en el área de nanosatélites que permite que universidades con financiamientos de $6 a $10 millones de dólares puedan desarrollar un satélite de hasta 50 kg en un periodo de tres años. Por esta razón, ahora surgen empresas, gobiernos y universidades que están desarrollando aplicaciones de comunicaciones, Internet, localización y monitoreo desde una órbita menor a los 1000 km.

También dentro de la red existen proyectos como el desarrollo de instrumentación de percepción remota como propuesta para sistemas de observación en plataformas de nanosatélites.

La articulación de Redcyte con la Agencia Espacial Mexicana (AEM) como un catalizador para desarrollar misiones científicas, aplicaciones sociales y programas para el establecimiento de infraestructura de investigación y desarrollo en las ciencias y tecnologías espaciales (CTE), requiere de esquemas que permitan tener una fuerte vinculación con el sector productivo, el sector social y el gubernamental a fin de poder detonar el desarrollo industrial en el área espacial.

Para lograrlo, la AEM es parte del Consejo Técnico Académico (CTA) de la red, donde se discuten las líneas de acción tanto de la red como de la agencia, a fin de tener siempre el rumbo claro en el desarrollo de los proyectos de red.

Por el lado de la ciencia espacial, se debe llevar a cabo una gran campaña de concientización para evitar los reclamos de cada área como la única que hace investigación relevante en el espacio. La finalidad es poder conjuntar a los astrónomos, expertos en ciencias de la tierra, ciencias del mar, astrofísicos y físicos, y hacerles ver que el desarrollo de instrumentación, misiones satelitales, pruebas en plataformas aéreas y otros elementos son fundamentales para el desarrollo de las CTE, lo que requiere de un trabajo conjunto con la comunidad de ingenieros de todas las áreas.

Esto se ha logrado a través del acercamiento de nuevos colegas de las ciencias espaciales a integrarse con nuevos proyectos a la red, así como para compartir conocimiento y desarrollar nuevas propuestas.

Por otra parte, la red debe desarrollar un área de regulación y derecho internacional, ya que todas las misiones deben atender múltiples requerimientos, son multidisciplinarias y de alto riesgo. En este punto se identificará un grupo de colegas que tienen experiencia en el tema de regulación espacial para permear los conocimientos en los demás proyectos.

La Redcyte deberá colaborar en la elaboración de proyectos que permitan el desarrollo de una nueva imagen de las CTE en el público en general, una nueva cultura de cooperación y, sobre todo, resultados concretos de proyectos que puedan ser comunicados y entendidos por la sociedad, atractivos para la inversión nacional y extranjera. Es también importante obtener financiamiento de entidades de gobierno y empresas privadas. Se pretende lograr el objetivo a través de una revista que se publicará, así como los posibles números consecuentes que se generen y su distribución a nivel nacional (Fuentes 2015).

La red debe buscar un paradigma que se concentre en aplicaciones sociales y comerciales de las CTE para los proyectos de investigación aplicada y desarrollo tecnoló- gico en una dinámica de cooperación internacional.

CONSEJO TÉCNICO ACADÉMICO

Saúl Daniel Santillán Gutiérrez – Academia de Ingeniería Sergio Autrey Maza – Globalstar José Guichard Romero – INAOE Beatriz Aguilar Salazar – Axon’s Cable José Francisco Valdés Galicia – Itto. Geofísica UNAM Sergio Viñals Padilla – IPN Francisco Javier Mendieta Jiménez – Agencia Espacial Mexicana

*Universidad Nacional Autónoma de México, Redcyte.

Contacto: carlosrf@unam.mx

REFERENCIAS

Fuentes Romo, C. et al. (2015). Red de Ciencia y Tecnología del Espacio (Redcyte): informe técnico Redcyte periodo 2015- 2016. México. D.F.: Redcyte.

Santillán Gutiérrez, S.D. et al. (2013). Red de Ciencia y Tecnología del Espacio (Redcyte): documento del estado del arte de la industria espacial en México, México, D.F.: Redcyte.

Santillán Gutiérrez, S.D. et al. (2014). Red de Ciencia y Tecnología del Espacio (Redcyte): informe técnico Redcyte periodo 2011-2013, México, D.F.: Redcyte.