La falla de San Andrés: futuro catastrófico.

Share This
Etiquetas

san_andres

La falla de San Andrés recorre California de norte a sur, a lo largo de 1300 kilómetros, y delimita la placa norteamericana de la del Pacífico, es una de las más estudiadas del planeta ya que prácticamente en su totalidad se encuentra sobre la superficie terrestre. Fue la causante del devastador terremoto de 7.8 grados que destruyó gran parte de San Francisco en 1906, provocando la muerte de más de 3000 personas.

Lo más preocupante para los científicos es la sección sur de la falla, en la cual no se ha producido un sismo en cerca de 300 años, pese a que los registros geológicos indican que es la causante de un gran terremoto con una periodicidad de unos 150 años. Los cálculos más conservadores indican que de producirse un temblor de magnitud 7.8 en la escala de Richter en esa sección, tendría un impacto directo en Los Ángeles, considerada la segunda ciudad más poblada de EE.UU. Dicho temblor ocasionaría la muerte de cerca de 2000 personas, y más de 50000 heridos. Por tal motivo, los daños materiales superarían los US$200.000 millones.

“La información con la que trabajamos los científicos indica que es en el extremo sur de la falla de San Andrés, en donde sería más probable que se produzca un gran terremoto en los próximo 30 años”, señala Jennifer Andrews, sismóloga del Instituto de Tecnología de California (Caltech).

Según Andrews, “la parte media de la falla se rompió hace unos 160 años y la parte norte en 1906, provocando el terremoto de San Francisco. La parte sur de la falla no se ha quebrado en cerca de tres siglos y sabemos que durante este tiempo la tensión se ha ido acumulando. El impacto de un gran terremoto sería importante, destruiría muchos edificios, además de la pérdida de servicios básicos como el agua, la electricidad o el transporte”.

Los expertos consideran fundamental que las autoridades se tomen en serio la puesta en marcha de un sistema de alerta temprana de terremotos. “Un sistema de alerta temprana sería muy útil. Se podrían detener los trenes para que no descarrilen y el tráfico de automóviles en los puentes. Se podría alertar a los hospitales. También ayudaría a que la gente se pudiera proteger, metiéndose debajo de un escritorio o, si hubiera tiempo suficiente, abandonando los edificios”, señalaron.

Afortunadamente, en los servicios de emergencia, el personal que responde a los desastres naturales como los bomberos o la policía de EE.UU., están muy bien preparados. Desafortunadamente, los que no están bien preparados son los ciudadanos y los negocios privados, ya que hace tiempo no ocurre un terremoto de tal importancia en California, lo que ha vuelto a la gente incapaz de saber como actuar ante esta catástrofe.

(Jessica Y. Martínez Flores)

Video: https://www.youtube.com/watch?v=TF8j9oIWKHo

Fuente: http://www.bbc.com