Quedarnos sin batería ya no será excusa

Share This
Etiquetas

Mayte Villasana

Fuente: BBC Mundo

CIENCIA UANL / AÑO 16, No. 64, OCTUBRE-DICIEMBRE 2013

pila

La comunicación es un proceso natural en los seres humanos, y evoluciona casi al mismo tiempo que la tecnología. Expresar ideas y pensamientos tiene cabida en los desarrollos tecnológicos y en su aplicación. Así, a lo largo de los años hemos presenciado la llegada de herramientas que facilitan el diálogo interpersonal, una de éstas, la cual facilitó la comunicación entre los individuos, fue el teléfono celular; sin embargo, aunque su propósito inicial era simplificar la localización y el intercambio de información, las nuevas tecnologías han hecho que mujeres y hombres sean dependientes de los aparatos móviles.

No obstante que el avance en los móviles ofrece un sinfín de funciones, el problema surge si el usuario se queda sin batería y delimita sus actividades cotidianas. Ante esto, la Universidad de California-Los Ángeles cuenta con una solución: una lámina delgada y transparente de doble capa solar de polímero, que almacena luz solar y la convierte en energía.

Este dispositivo, compuesto por dos delgadas células solares, puede instalarse en las pantallas de los teléfonos inteligentes y otras superficies para almacenar la energía proveniente del sol; sin embargo, para muchos tiene un pero, pues sólo servirán para cargar un poco de batería extra suficiente para una llamada o mandar un mensaje, para otros será suficiente en una emergencia. Las placas no sólo pueden utilizarse en teléfonos, también en los cristales de los automóviles o de los edificios, incluso se producen en color gris claro, verde o marrón para que combinen con el diseño de diferentes construcciones y superficies. No están a la venta, pero los investigadores responsables de este proyecto declararon en una conocida cadena de televisión que “una compañía australiana ya habló con ellos sobre los derechos para fabricarlas”. Tal vez muy pronto, quedarse sin batería en el celular no sea más que una mala excusa. (Fuente: BBC Mundo) (Mayte Villasana)