Generan primer sistema celular comunitario

Share This
Etiquetas

Luis E. Gómez

Fuente: El Periódico de México

CIENCIA UANL / AÑO 16, No. 64, OCTUBRE-DICIEMBRE 2013

celularcomunitario

La revolución global de comunicaciones que se extendió por el mundo en los últimos años no llegó a la pequeña aldea zapoteca Talea de Castro, ubicada en las montañas del sur de México, donde para hacer cualquier llamada había que caminar hasta una línea telefónica de la comunidad y pagar el equivalente a un día de salario por cinco minutos de conversación.

Pero todo esto cambió, gracias a un ingenioso plan cuyos promotores esperan que conecte con el mundo a miles de pueblos pequeños de México, actualmente aislados. Con receptores de radio, un computador portátil y tecnologías de interconectividad relativamente baratas, la gente de la aldea saltó al siglo XXI mediante la creación de lo que se podría llamar una minicompañía de telecomunicaciones capaz de manejar once llamadas de celulares simultáneas, a un costo muy inferior al que antes pagaban.

Antes de la creación del sistema, los 2.500 residentes del poblado hacían sus llamadas desde la «caseta», una tienda con una línea telefónica fija, había poca privacidad y pagaban una tarifa de más de un dólar por minuto. Para las llamadas entrantes era peor: se requería que mensajero corriera para atender las llamadas y avisar a la gente del pueblo cuando alguien los estaba buscando. Ahora, casi nadie en el poblado acude a la caseta.

En sólo seis meses, más de 720 residentes se inscribieron para utilizar el nuevo sistema. Las llamadas locales realizadas a teléfonos móviles son gratuitas, mientras que llamar a familiares que viven en Los Ángeles, por ejemplo, cuesta sólo 20 centavos mexicanos (1.5 centavos de dólar) por minuto. Cada suscriptor tiene un número de celular distinto.

El sistema usa una pequeña antena que capta las llamadas a través de un software instalado en un radio. Básicamente, se trata de un radio genérico que opera de una manera más económica y sencilla, y utiliza menos energía porque ahora el software hace la mayor parte del trabajo. (Fuente: El Periódico de México) (Luis E. Gómez)