Epílogo del bicentenario del Dr. J. Eleuterio González (1813 – 1888)

Share This
Etiquetas

JORGE S. MARROQUÍN DE LA FUENTE

CIENCIA UANL / AÑO 17, No. 66, MARZO-ABRIL 2014

gonzalitosmonumento

En virtud de que 2013 se dedicó a rendir homenaje a tan insigne personaje del siglo XIX en nuestro medio, este artículo pondera los esfuerzos y metas alcanzadas, sin que signifique que me torne en historiador acucioso o autoridad en la materia.

De las múltiples semblanzas que históricamente se han preparado en honor del Dr. J. Eleuterio González, sólo algunas me han parecido profundas y fieles a las enseñanzas de Gonzalitos. Entre las más destacadas debo resaltar las del Dr. Eduardo Aguirre Pequeño. Sobre Gonzalitos, el punto de partida en temas biográficos y bibliográficos es Dávila (1869 y 1888); (a) por su parte, Tapia Méndez (1976) logra pormenorizar una biografía, enumera sus publicaciones y menciona obras inconclusas. Mientras Salinas Cantú (1988) resume con fervor su vida y obra.

Por otro lado, Francisco Guerra (1968), (b) médico e historiador español, logra un compendio excelente y adelanta la publicación de la obra inédita de Gonzalitos: Los médicos y las enfermedades de Monterrey (1881), reeditada con los permisos y créditos correspondientes por Ortiz Guerrero y colaboradores (2013). Cano Jaime (1999), a su vez, publica un libro sobre Gonzalitos como educador. Por nuestra parte, baste tan sólo hacer hincapié en lo más relevante, con motivo de las conmemoraciones.

Afortunadamente, la bibliografía y la hemerografía sobre Gonzalitos son amplias. Sin embargo, mi visión, por pedante que parezca, no es ni pretende ser exhaustiva. Recordemos con modestia el pasaje de Alfonso Reyes (1995, 2012) sobre Cortesía de las citas: “No se debe citar para ennoblecerse con la cita, sino para ennoblecerla”. Como aquí no se trata de emular, copiar ni parafrasear a los biógrafos de Gonzalitos, reconocidos por la historia regional, nacional e internacional, sí se requiere citar las fuentes, cuantas veces sea necesario; por respeto a los autores dedicados a estos temas y por cumplir con la ortodoxia elemental de la comunicación escrita y la indagatoria documental de respaldo (cf. De Gortari, 1987; Alvarado-López, 1995; Barahona, 1993; y Montemayor, 2007).

Los eventos del bicentenario del natalicio del Dr. J. Eleuterio González (20 de febrero de 1813-20 de febrero de 2013), extendidos a todo el año, concluyeron exitosamente. Esto no significa, empero, abandonar su legado.

Espectro de perfiles y opiniones 

Para el insigne biólogo mexicano Dr. Isaac Ochoterena Mendieta (1885-1950):

Gonzalitos iluminó con su saber y con sus virtudes toda una época de la cultura en México (… ), la amplitud de su criterio y su gran capacidad lo hicieron brillar en campos muy diversos: historiador acucioso y elevado, literato de alcurnia, profundo conocedor de los clásicos, botánico eminente con capacidades nada comunes y con trascendente concepto de la ciencia de las plantas, profesó la materia de que se trata y escribió trabajos espléndidos como su Discurso sobre el estudio de la botánica (1881), dignísimo de ser reimpreso”. Y concluye: “Realizó, en suma, el tipo superior profundamente simpático y venerable del humanista en el más noble y elevado sentido…(Ochoterena, 1942).

Beltrán (1977:452) alude a Gonzalitos cuando expresa de Aguirre Pequeño: “siempre se ha interesado por la historia de la ciencia (…). Su atención se centra en la vida y obra de ese eminente médico jalisciense del siglo XIX don José Eleuterio González ‘Gonzalitos’, que los nuevoleoneses consideran como suyo, pues fue en ese estado norteño donde se desenvolvió”.

En este tenor, el Dr. Eduardo Aguirre Pequeño (1904-1988), imbuido de un auténtico sentir del pensamiento vivo de Gonzalitos, reconoce sus virtudes:

Venerable anciano de vida fecunda, sobria y activa. Inspirado en un sentimiento del deber y una abnegación gustosa, aún ciego, continuó elaborando sus originales obras, atendiendo a quienes recurrían a él en busca de auxilio y consuelo. Por sus pensamientos sublimes y su trabajo ininterrumpido lo recordamos como un glorioso ejemplo de perenne juventud intelectual, ya que la sabiduría y la virtud no envejecen (Aguirre Pequeño, 1953 b).

Varios médicos han reconocido la labor de Aguirre Pequeño por su acendrado apego al mentor y como fiel seguidor de sus enseñanzas (Contreras López, 1972; Salinas Cantú, 1995). Esto se debe a que la obra de Gonzalitos fue perenne fuente de inspiración en sus trabajos cotidianos de investigación científica, labor educativa dentro y fuera de la universidad, así como en sus publicaciones y proyección social (E. Aguirre Pequeño 1944, 1950, 1953 a, 1953 b, 1959, 1965, 1967, 1970, 1971, 1972, 1977; adicionalmente ver Aguirre Cossío 2001, 2004, y Leal Lozano, 2009).

No obstante, percibimos, a raíz de los eventos del bicentenario, una escasa alusión a los libros de Aguirre
Pequeño, nada con respecto a sus artículos periodísticos y contribuciones conmemorativas y mucho menos a la tónica enjundiosa con que aborda y desarrolla sus escritos, los más fieles al mentor. En ellos se perfilan los alcances de Gonzalitos, tanto por sus publicaciones como por su obra toda: un limpio legado intelectual. Las contribuciones de Aguirre Pequeño, insisto, no son repetitivas por frecuentes que parezcan, porque comprenden diversos enfoques de Gonzalitos en medio de una dialéctica metódica, firme y consecuente con valores y principios. Deseo enfatizar que nunca hizo las conmemoraciones como por ensalmo, sino por convicción y plena conciencia de su deber histórico.

Eventos conmemorativos en la Universidad Autónoma de Nuevo León

La UANL organizó celebraciones que iniciaron con la ceremonia conmemorativa del bicentenario, en los jardines de la Facultad de Medicina, el 20 de febrero de 2013, ante el monumento de Gonzalitos. El programa se desenvolvió en un ambiente emotivo y solemne. Se rindieron los honores de rigor, hubo alocuciones, guardias de honor y sentidas piezas musicales, sin faltar las ofrendas florales. Dio relevancia al acto la asistencia de autoridades, así como el personal de las facultades del área de la salud, miembros del claustro docente y estudiantes, investigadores y periodistas (Derbez, E., 2013 a-b ilustrados).

El 15 de octubre se presentó, en la FIL de Monterrey, la obra en tres tomos Publicaciones del Dr. José Eleuterio González en ciencias médicas, de la UANL, a través de la Facultad de Medicina. Consta de tres rubros mayores, viz.: a) tomo I sección de medicina; b) tomo II de farmacia y botánica; c) tomo III de salud pública e historia de la medicina local (Ortiz Guerrero, & N.V. Gallegos Jiménez y J.A. Olvera Sandoval, 2013). Intervinieron en la presentación el historiador Armando Hugo Ortiz Guerrero, el Dr. Carlos E. Medina de la Garza y el Dr. Luis Cavazos Guzmán. Aparte de la presentación, suscrita por el rector Dr. Jesús Ancer Rodríguez, cada tomo muestra mensajes institucionales, prólogos y la transcripción de las obras de Gonzalitos. Las fichas bibliográficas completas aparecen al pie de grabado de cada carátula de sus obras.

Se trata de un gran esfuerzo editorial que recupera sus trabajos en las ciencias médicas, desde 1863 con el Tratado elemental de anatomía general, hasta sus obras póstumas. En el tomo I, destaca el prólogo del Dr. Román Garza Mercado; en el tomo II, el prólogo del Dr. C.E. Medina sobre el Discurso de la botánica de Gonzalitos; así como un Anexo en el tomo III, muy pertinente, antes de la sucesión de fotografías con que remata la obra.

También se cita al doctor Eduardo Aguirre Pequeño como uno de los principales biógrafos y apologistas de Gonzalitos (Contreras López, 1972; Beltrán, 1977). Sin embargo, aunque se anota el año de la referencia, no se encuentran las fichas bibliográficas de rigor, completas, como se esperaría en publicaciones de este nivel. Tampoco se da crédito a la Facultad de Ciencias Biológicas, en una de cuyas publicaciones aparecen ediciones facsimilares de dos obras del Dr. J. Eleuterio González (1881, 1888; Cf. Aguirre-Pequeño, 1977, y Marroquín de la Fuente, 2013). Asimismo, a través de su Departamento de Botánica dedicó, en homenaje a Gonzalitos, su Novena Jornada de Actividades Botánicas, del 28 de octubre al 1 de noviembre de 2013.

En tal evento expuso una semblanza, el 30 de octubre, el autor de este escrito. Finalmente, se ofreció, el 1 de noviembre, la charla “Gonzalitos, baluarte de la cultura del norte de México en el siglo XIX”, a mi cargo, ambas avaladas con imágenes y transparencias.

Como resultado de tales actividades, se publicaron los trabajos de Marroquín de la Fuente (2013a; 2013b; 2013c; 2014), relacionados con la parte botánica de las obras de Gonzalitos, señaladas anteriormente.

Otras aportaciones

Barrera Enderle (2011) destaca la figura de Gonzalitos como historiador en nuestro medio; en sus Lecciones orales de historia de Nuevo León y otras contribuciones explica el fondo metódico que se advierte en las obras del Benemérito, en esta veta de su vasta producción. Pérez Maldonado (1960) explica con detalle por qué J. Eleuterio González vino a vivir a Monterrey, y cómo se perfilaba en ese joven de 17 años su vocación de servicio, al salir de su natal Guadalajara. Vocación expresada no sólo en sus quehaceres clínico-médicos, sino a través de su potencial humanista y literario, al lado del fraile Gabriel María Jiménez, oriundo de Monterrey. Gonzalitos arribó a esta ciudad a los 20 años, procedente de San Luis Potosí, acompañando solidariamente al fraile.

Aunque en mis escritos, más técnicos que históricos, no he abundado en datos de su vida personal, no ignoro los datos aportados por sus biógrafos (Dávila, 1869, 1888, fuente prima; Aguirre-Pequeño, 1944, 1959, 1967; Pérez-Maldonado, 1960; Francisco Guerra, 1968; Tapia Méndez, 1976; Cavazos Garza, 1984; Salinas Cantú, 1988). En otras obras, señaladas adecuadamente en las precedentes, se escribe sobre Gonzalitos. Empero, no citaré formalmente años (se trata de los autores Juan de Dios Treviño, Máximo Silva, Hermenegildo Maldonado, Santiago Roel (padre), José Ángel Rendón), por serme desconocidas las fuentes. Habrá sin duda otras referencias de algunos miembros de la Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística (Cf. Reedición de la obra de H. Dávila, 1869; por la UANL, 2013, con introducción, notas y bibliografía de A.A. Madero Quiroga, 112 pp.).

Para concluir, no resisto la tentación de transcribir las impresiones terminantes de Francisco Guerra (1968), a modo de sinopsis, de su libro. Primero por tratarse de un escritor extranjero que enaltece a un mexicano; segundo, porque sintetiza lo que se ha dicho y escrito sobre Gonzalitos:

Se aúnan en la vida de Gonzalitos la obra recoleta del hombre dedicado a los quehaceres provinciales en la suave patria, y la plástica grandiosa del que crea con raíces profundas en la historia. Gonzalitos fue un hombre bueno que amó a su prójimo, en particular a los humildes. Fue un ciudadano ejemplar que sirvió a su pueblo con honestidad y competencia. Fue un educador que formó discípulos y modeló instituciones. Fué un historiador que narró la verdad con claro estilo e integró la historia con la ciencia. Fué médico por excelencia que fincó su práctica en la más pura tradición hipocrática. Fué sobre todo un maestro. Al cabo de un siglo surge como el médico más representativo de la provincia mexicana, y el paradigma de los valores más universales del mexicano.

… y al cabo de dos siglos ¡sigue siéndolo!

Agradecimientos

Al Lic. Jorge Marroquín Narváez, por su ayuda editorial en la versión digitalizada e ideas clave. A los editores de la revista y a quienes han contribuido, con su aliento y apoyo, a preparar este ensayo.

a Véase: Olvera Sandoval (2013) sobre don H. Dávila.

b Sobre este personaje, Beltrán (1977: 452) refiere: “radicó por varios años en nuestro país, dedicado al comercio de libros científicos, además de ser magnífico investigador de la historia de la medicina. Escribió numerosos artículos sobre la materia médica en México. Después viajó a Londres en donde prosiguió sus estudios históricos”.

Bibliografía con comentarios

Aguirre Cossío, Eduardo. 2001. Eduardo Aguirre Pequeño: su vida y su obra. Prólogo de Reyes Tamez Guerra. Ediciones Universidad Autónoma de Nuevo León. Monterrey.

—— 2004 (2ª ed. revisada y corregida). Idem. Ediciones Universidad Autónoma de Nuevo León. Monterrey. 142 pp. + Índice. (Ilustrado).

Aguirre Pequeño, Eduardo (compilación y arreglo). 1944. Datos para la historia de la Escuela de Medicina de Monterrey, ilustrada con fotografías del fundador y primer director doctor J. Eleuterio González y demás directores desde su fundación en 1859 hasta 1944. Publicaciones de la Universidad de Nuevo León. Monterrey.

——- 1950. Tónicos de la voluntad: reglas y consejos dados a los alumnos del Colegio Civil de Monterrey. Ediciones del Instituto de Investigaciones Científicas, UNL. Monterrey, 4 de abril. [Son extractos de algunos discursos y mensajes ofrecidos por Gonzalitos durante las veladas solemnes de distribución de premios, en las fechas de término de cursos y otras ocasiones. La selección por Aguirre Pequeño se da como una antología moral y cívica, i.e. los desiderata del pensamiento de Gonzalitos, compendiados bajo el título de “Tónicos”. Con esta palabra Aguirre Pequeño seguramente recordaba los “Tónicos de la voluntad” de don Santiago Ramón y Cajal (1897), rindiendo así un homenaje a la memoria de Gonzalitos por el 62 aniversario de su muerte].

——- 1953 a. Un siglo de obstetricia en Nuevo León. Noticias y documentos acerca de su evolución histórica. Vida Universitaria, órgano del Patronato Universitario de N.L., Núm. 130 (6ª Sección): 1-5. Monterrey, marzo 25.

——- 1953 b (1ª ed.). Dedicatoria. Instituto de Investigaciones Científicas, UNL; 2ª ed. (facsimilar) Facultad de Ciencias Biológicas, UANL. 1976; 3ª ed. (facsimilar) 2008: Lecciones de Gerontología y geriatría. UANL.

—— 1959. El doctor J. Eleuterio González (Gonzalitos). Datos biográficos. Revista Médica de Nuevo León Año I. Monterrey. Abril.

—— 1965. “Hace 77 años murió el Dr. Gonzalitos”. El Porvenir. Monterrey. 4 de abril.

——- 1967. El Dr. José Eleuterio González (1813-1888) como naturalista. Boletín de la Sociedad Nuevoleonesa de Historia Natural “Dr. J. Eleuterio González” I (2): 55-58. Monterrey. Febrero.

—— 1970. El Dr. José Eleuterio González (Gonzalitos): médico, investigador, científico. Artículo homenaje en el 157 aniversario de su natalicio. Primera Sesión Ordinaria de la Sociedad Nuevoleonesa de Historia y Filosofía de la Medicina. Versión mimeografiada. Monterrey. Reimpresa en Garza Ocañas (2004): 15-22. Facultad de Ciencias Forestales, Universidad Autónoma de Nuevo León. Linares.

—— 1971. Gonzalitos el filósofo. Tribuna de Monterrey, Suplemento dominical. 28 de febrero.

—— 1972. Universidad y Hospital deben los nuevoleoneses al ilustre “Gonzalitos”; octogésimo cuarto aniversario de su muerte. Periódico Tribuna de Monterrey, 1ª Sección p. 2. Abril 4.

—— 1977. Introducción, pp. VII-XIV en González, J. Eleuterio 1888. Lecciones orales de materia médica y terapéutica (y otros documentos históricos, arreglados, dispuestos y editados por Eduardo Aguirre-Pequeño), como homenaje a la Facultad de Ciencias Biológicas de la UANL, por el maestro emérito Dr. E. Aguirre-Pequeño, con motivo del XXV Aniversario de su fundación. Se incluye también en versión facsimilar “Un discurso y un catálogo de plantas clasificadas”, 1ª ed. 1881, que sirvió de base para reeditarla a Ortiz Guerrero et al. (2013, tomo II: 22 – 42) en versión transcrita.

Alvarado López, Jorge. 1995. Redacción y preparación del artículo científico. Sociedad Mexicana de la Ciencia del Suelo. Publicación especial N° 2. Chapingo, Estado de México.

Barahona, Rosaura. 1993. Plagios. El Porvenir. Monterrey, 17 de mayo.

Barrera Enderle, Alberto. 2011. La experiencia literaria. Lecciones orales de historia de Nuevo León. Interfolia Año 3 (10): 67-69. Capilla Alfonsina, UANL. Septiembre-diciembre.

Beltrán, Enrique. 1977. Medio siglo de recuerdos de un biólogo mexicano. Sociedad Mexicana de Historia Natural. México. 493 pp.

Cavazos Garza, Israel. 1984. Diccionario biográfico de Nuevo León, tomo I: 13-15 (J. Eleuterio González). Capilla Alfonsina/Biblioteca Universitaria. UANL. [Existe la 2a edición de esta obra: Grafo Print eds. (1996)]. Monterrey.

Contreras López, Leonardo. 1972. Honrosa remembranza: Gonzalitos. Columna “Trinchera”. Periódico El Porvenir. Monterrey. 19 de abril.

Dávila, Hermenegildo. 1869. Estudios biográficos sobre el ciudadano doctor José Eleuterio González. Escritos y dedicados al mismo. Imprenta del Gobierno, a cargo de Viviano Flores. Monterrey. Reedición por la UANL, 2013, con notas, introducción y bibliografía de Adalberto Arturo Madero Quiroga. Monterrey, 112 pp.

——- 1888. Biografía del Dr. José Eleuterio González (Gonzalitos). Tipografía del Gobierno. Ilustrado. 263 pp. Monterrey.

De Gortari, Eli. (1ª. ed. 1961), 2ª. ed. 1987. Método del discurso científico. Seminario de problemas científicos y filosóficos. Colección: Suplementos 30: 15 pp. (Núm. corrida 257-272). Coordinación de Humanidades. UNAM.

Derbez García, Edmundo. 2013 a. Gonzalitos, figura nacional. Revista Memoria universitaria. Año 4 (Núm. 37): 3 – 6. UANL. Monterrey, febrero.

—— 2013 b. El Benemérito descansa en su hogar- Ibid. pp. 7-11.

Garza Ocañas, Fortunato (ed.). 2004. Centenario del natalicio del Dr. Eduardo Aguirre Pequeño (14 de marzo 1904- 14 de marzo 2004). Edición conmemorativa de la Facultad de Ciencias Forestales, UANL. Unidad Linares.

González, José Eleuterio (los trabajos científico-médicos de este autor podrán consultarse en la obra en tres tomos de Armando Hugo Ortiz Guerrero y colaboradores, 2013).

Guerra, Francisco. 1968. José Eleuterio González [1813 – 1888]: La vida y la obra de Gonzalitos. [Se publica ahí la obra “Los médicos y las enfermedades de Monterrey, 1881” de J. Eleuterio González]. Ocassional Series I (1968), Publications of The Wellcome Historical Medical Library. Londres. 121 pp.

Leal Lozano, Libertad et al. (eds.). 2009. Eduardo Aguirre Pequeño: una vida de pasión por la educación y la investigación. Facultad de Ciencias Biológicas, UANL. Monterrey.

Marroquín de la Fuente, Jorge Saúl. 2013 a. El Dr. J. Eleuterio González “Gonzalitos” en la botánica. Revista Planta, año 8 (16): 3-30. Julio – diciembre. [Equivale al título del trabajo: “Glosa de Gonzalitos” (parte uno), mutatis mutandi, en prensa].

—— 2013 b. Glosa de Gonzalitos (II). Nomenclatura de familias de plantas clasificadas (1881) (de Acantaceas a crasulaceas). CiENCiAUANL, sección Tópicos, Año 16 (63): 119-129. Julio-septiembre.

—— 2013 c. Idem (III-A) continuación de… Idem (de Crucíferas a ranunculaceas). Ibid Año 16 (64): 131- 139. Octubre – diciembre.

—— 2014. Idem (III – B) conclusión de… Idem (de Resedaceas a zigofilaceas) y Bibliografía general anotada. Ibid Año 17 (65): 131-139. Enero-febrero. Montemayor, José Luis. 2007. Una sociedad que lee es más inteligente. Hora Cero. Año 2 (55): 53. Sección Cultura. Monterrey.

Ochoterena, Isaac (1942). Don José Eleuterio González (1813-1888). Revista Medicina tomo 22, año 23 (Núm. 424), Nov. 25, 1942, sobre el “Mal del pinto” por E. Aguirre Pequeño. [Transcrito en la revista estudiantil Natura 1 (2): 11, 1956, Monterrey. Tomada y publicada en la obra científica completa de Isaac Ocho terena Mendieta (1885-1950). El Colegio Nacional. Ismael Ledesma Mateos & Antonio Lazcano Araujo, compiladores y editores (2000, tomo I:497-498) México)].

Olvera Sandoval, José Antonio. 2013. Hermenegildo Dávila y su visión de Gonzalitos. CiENCiAUANL. Año 16 (63): 15-21. Sección Línea del Tiempo. Monterrey. Julio-septiembre.

Ortiz Guerrero, Armando Hugo y colaboradores: Nancy V. Gallegos Jiménez y José Antonio Olvera Sandoval (comps.). 2013. Publicaciones del Dr. José Eleuterio González en Ciencias Médicas. Tres tomos. Facultad de Medicina, UANL. Monterrey.

Pérez Maldonado, Carlos (1960). Por qué se vino a vivir a Monterrey el Dr. Don José Eleuterio González. Humanitas (Anuario del Centro de Estudios Humanísticos, UNL) Año I (1. Sección tercera: Historia. Ed. Jus. México.

Ramón y Cajal, Santiago. 1897. (ed. 1961). Obras literarias completas Ed. Aguilar. Madrid. 1350 pp. [En este libro aparecen los “Tónicos de la voluntad” i.e. Reglas y consejos sobre investigación científica: 473-669].

Reyes, Alfonso (2012). Cortesía de las citas. Reproducción de los editores de Interfolia Año 3 (¿o será Año 4? hay disparidad entre la cornisa de la portada y la segunda de forros) Núm. 11: 12-13. Monterrey. Enero-abril.

Salinas Cantú, Hernán. 1955. Contribución Médica. En: J.S. Marroquín & R. Rebolloso (eds.).In memoriam: Dr. Eduardo Aguirre Pequeño, Contribuciones Científicas: 67-70. Ed. UANL. Libro homenaje de 226 pp. Monterrey.

——- 1988. Semblanza del Dr. José Eleuterio González (al Dr. J. Eleuterio González Benemérito del Estado, en el primer centenario de su fallecimiento: 1888-1988), fundador del Hospital Civil y la Escuela de Medicina de Monterrey. Ed. Crids (UANL: LX Aniversario 25 pp.).